Jornada Mundial del Autismo, 'no apagar en ellos la esperanza'

Mensaje del presidente del Consejo Pontificio para los Trabajadores Sanitarios. En noviembre se celebra un congreso sobre autismo en el Vaticano

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1081 hits

Hoy se celebra la Jornada Mundial del Autismo y por esta razón, la Iglesia quiere manifestar su cercanía hacia las personas afectadas por esta patología y sus familiares. Lo ha hecho monseñor Zygmunt Zimowski, presidente del Consejo Pontificio para los Trabajadores Sanitarios, durante un congreso organizado hoy en el Campidolio de Roma, dedicado al autismo.

Nuestra atención, ha afirmado, "se dirige en particular a no apagar en ellos la esperanza, sino a sostenerla para que no se sientan perdidos, o en crisis precisamente n las relaciones afectivas y paternales. Existe una dificultad real de integración de comunicación que pasa de la persona autista a quien entra en contacto con él".

Así, se ha preguntado "¿cómo combatir este estigma?" Monseñor Zimowski ha señalado que "es necesario comenzar el camino de la integración en la comunidad, rompiendo el aislamiento y las barreras puestas por la patología y el prejuicio, reforzando las relaciones interpersonales". Además, esto puede suceder también "con el apoyo del compromiso social, con acciones sinérgicas en el ámbito del cuidado, de la información, de la comunicación, y de la formación, favoreciendo de tal forma el paso a la verdadera compresión y a la aceptación de la enfermedad, que nunca niega o afecta a la dignidad de la que está revestida toda persona".

De este modo, el prelado ha anunciado que esta fuerte atención que la Iglesia quiere poner a esta obra de apoyo y de renovada promoción de la esperanza en el ámbito de la patología del autismo, se quiere expresar este año de forma concreta. Del 20 al 22 de noviembre tendrá lugar en el Vaticano el XXXIX Congreso Internacional organizado por el Consejo Pontificio para los Trabajadores Sanitarios, que afrontará el tema "El autismo, enfermedad de muchos rostros, generar la Esperanza".

"La complejidad que las patologías del espectro autista presenta a la comunidad científica, a las familias, a las instituciones formativas y de inserción social podrá -con la intervención de investigadores, expertos y trabajadores sanitarios de todo el mundo- encontrar un momento de debate y participación", ha especificado.

Para concluir, ha retomado las palabras del Santo Padre en la Evangelii gaudium: "es indispensable prestar atención para estar cerca de nuevas formas de pobreza y fragilidad donde estamos llamados a reconocer a Cristo sufriente, aunque eso aparentemente no nos aporte beneficios tangibles e inmediatos". Por eso, "de este cercanía y proximidad, que a nadie excluye, sino a todos amorosamente acoge con respeto, podrá subir y consolidarse una esperanza que atenúa también los momentos de desconsuelo, desconfianza y de rendirse".