Juan Pablo II agradece a Navarro-Valls sus veinte años de portavoz vaticano

En una audiencia junto al equipo de la Oficina de Información de la Santa Sede

| 391 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 14 diciembre 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II agradeció personalmente este martes a Joaquín Navarro-Valls los veinte años de servicio que desempeña como director de la Oficina de Información de la Santa Sede.



Fuentes vaticanas han informado, además, que el Santo Padre entregó durante la audiencia una carta de agradecimiento dirigida especialmente a Navarro-Valls, quien en la audiencia privada participó con los miembros de la Oficina.

La Oficina de Información de la Santa Sede, que había sido instituida en 1966 como órgano informativo del Concilio Vaticano II, absorbió la Oficina de Informaciones de «L'Osservatore Romano», instituida en 1939.

Según las directivas aprobadas por Juan Pablo II en 1986 este órgano vaticano es «la oficina de la Santa Sede encargada de difundir las noticias que afectan a los actos del Sumo Pontífice y a las actividades de la Santa Sede».

En 1990, se instituyó el Vatican Information Service (VIS), en el ámbito de la Oficina de Información, que ofrece información en particular a las representaciones pontificias, a los obispos y otras instituciones, sobre la actividad magisterial y pastoral del Santo Padre y de la Santa Sede.

Presente en Internet en la página oficial de la Santa Sede (http://www.vatican.va), el VIS se publica en castellano, francés, inglés e italiano.

Nacido en Cartagena (España), el 16 de noviembre de 1936, Navarro-Valls, miembro consagrado del Opus Dei, estudió en la Universidad de Granada, Navarra y Barcelona, obteniendo la licencia en Medicina y Quirúrgica en 1961, en Periodismo en 1968, y en Ciencias de la Comunicación en 1980.

Tras ser profesor asistente de Medicina entre 1962 y 1964, descubrió la pasión por al periodismo siendo desde 1977 corresponsal del diario ABC de Madrid para Italia y el Mediterráneo Oriental. Desempeñando esta labor, fue elegido presidente de la Asociación de Prensa Extranjera en Italia.

Tras su nombramiento como director de la Oficina de Información de la Santa Sede por Juan Pablo II, ha sido miembro de la delegación de la Santa Sede para las conferencias internacionales de la Organización de las Naciones Unidas del Cairo (1994), Copenhague (1995), Pekín (1995) y Estambul (1996).

Desde 1996 es presidente del Consejo de Administración de la Fundación Maruzza Lefebvre d"Ovidio para los enfermos terminales de tumores.

Entre los premios profesionales que ha recibido se cuentan el Premio periodístico «Líder de opinión», 1980; el Premio «Calabria» para periodismo extranjero, 1984; el Premio «Comunicador del año 1997», concedido por Telecom Italia.