Juan Pablo II asegura su cercanía a las familias de las víctimas del terrorismo

Invocó este lunes «la paz en el mundo» al rezar el Ángelus

| 712 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 2 noviembre 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II elevó una oración por las víctimas del terrorismo este lunes al celebrar la solemnidad de Todos los Santos y comentar el significado del día de los Fieles difuntos.



«Elevo una especial oración a Dios por todas las víctimas del terrorismo. Me siento espiritualmente cerca de sus familias y, mientras pido al Señor que alivie su dolor, invoco la paz en el mundo», dijo antes de rezar la oración mariana del Ángelus.

Dirigiéndose a varios miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro en una estupenda mañana de sol y de fiesta, el Santo Padre hizo una invitación a la alegría, como la que hacía la liturgia de ese día.

«La Iglesia peregrina en la tierra alza la mirada al Cielo y se une exultante al coro de quienes Dios ha asociado a su Gloria --explicó--. ¡La comunión de los santos!».

Exhortó a vivir «a la luz de este misterio estupendo», la jornada de todos los fieles difuntos. «La liturgia nos invita a dilatar el corazón y a rezar por todos, en especial por las almas más necesitadas de la divina misericordia», señaló.

«Que María, Reina de Todos los Santos, nos ayude a seguir fielmente a Cristo para llegar a la gloria del Cielo», concluyó al leer su intervención con esfuerzo y tenacidad.