Juan Pablo II despertó en Costa Rica su vocación de servicio hacia Centroamérica

Entrevista al embajador costarricense ante la Santa Sede. El paí­s está de fiesta. Viene a Roma la señora que fue curada milagrosamente. Se realizarán diversas actividades con motivo de la canonización

Roma, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 728 hits

Costa Rica siente como una gran fiesta nacional la canonización de Juan Pablo II ya que desde el cielo el papa Wojtyla ha elegido a una costarricense para el milagro que le llevará a los altares. Varios cientos de peregrinos vendrán a Roma con motivo del evento. Por ello la embajada de Costa Rica ante la Santa Sede ha preparado una serie de actividades, como nos confirma el embajador Fernando Sanchez Campos. El diplomático recuerda además que ahora se siente revitalizado ese deseo que despertó el santo polaco en Costa Rica: no quedarse fuera de la historia sino transformarse en testimonios y actores en el futuro del país y en la comunidad de los países centroamericanos. A continuación la entrevista.

¿Cómo se vive en Costa Rica la canonización de Juan Pablo II?
-- Embajador Sánchez: Es una gran fiesta nacional. De alguna manera como en su primero y único viaje que ha hecho un papa a Costa Rica, en ese momento Juan Pablo II levantó el ánimo nacional, muchos jóvenes encontraron su vocación de servicio. Costa Rica entiende que tiene que jugar un rol importante en la pacificación de Centro América y no cerrarse sobre sí misma. Ahora con este milagro de nuevo se levanta el ánimo nacional, se demuestra que la fe en Costa Rica está viva, madura, y de la cual el pueblo se siente orgulloso, y el país privilegiado nuevamente por Juan Pablo II. Fue el único Papa que nos visitó y que ahora escogió a una costarricense para el milagro que sirivió para llevarlo a los altares.

¿Desde cuándo sucede esto?
-- Embajador Sánchez: Desde el momento que se rumoreaba, desde que se anunció oficialmente y hasta la fecha lo hemos vivido como una gran fiesta de fe nacional. Doña Floribeht Mora con quien he hablado algunas veces está un poco agobiada por el interés que obviamente ha ocasionado y porque se ha convertido en portavoz de nuestro país en el mundo sobre lo que sucedió con ella y sobre cómo se vive la fe en Costa Rica. Y nosotros en la embajada estamos muy ocupados porque obviamente si ya de por sí la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II suponían mucho trabajo por la venida de costarricenses para la actividad, ahora que el milagro que se realizó en Costa Rica, aún más.

¿Cuáles son las actividades que han preparado?
-- Embajador Sánchez: Hemos preparado una serie de actividades en el marco de este momento. La primera es el 24 de abril a las 16,30 en las instalaciones de la iglesia polaca, en la que vamos a realizar con el postulador de la causa, Mons. Oder una actividad entre Costa Rica y Polonia, para todos aquellos que quieran volver a escuchar a los dos actores principales de esta trama: la señora Floribeth y el otro que está en el cielo, Juan Pablo II. Además se presentará un documental sobre cómo fueron los hechos del milagro, que la televisión nacional ha producido, tratando de recrear y reproducir de alguna manera esos momentos en el lugar de los hechos.

Han organizado más de un evento ¿verdad?
-- Embajador Sánchez: El 26, el día antes de la canonización tendremos un momento muy especial en la parroquia de Santa Ana, en el Vaticano: será la entronización de la Virgen de los Ángeles, que es la patrona de Costa Rica. Nunca un mejor momento que el día antes de la canonización y cuando muchos costarricenses estarán aquí. Será la primera imagen de la Virgen María patrona de un país que se ubique en Santa Ana, que además es una iglesia dentro del Vaticano a la que se puede acceder fácilmente desde la calle. Para nosotros es una señal más de las buenas relaciones y del aprecio del Vaticano hacia nuestro país.

Y ese mismo día en la noche, a las 17,30 tendremos otra misa para los peregrinos de Costa Rica, en la iglesia de Santiago de Monserrat. En ambos eventos estarán además de los fieles y de la señora Floribeth Mora, los obispos que vienen de Costa Rica.

¿Con la canonización terminan los eventos organizados por Costa Rica?
-- Embajador Sánchez: No, luego de la canonización, el 27, el 28 y el 29, vamos a ir a San Giovanni Rotondo. ¿Esto por qué? Porque en Costa Rica hay una gran devoción por el padre Pío, y por Juan Pablo II. Y visto que ambos santos eran amigos y Juan Pablo II fue dos veces a Monte Rotondo, la señora Floribeth ha querido unir a esos dos santos que más fe generan en nuestro país y en donde dará su testimonio y rezará ante la tumba de Padre Pío.  Visitará además la 'Casa de Curación del Sufrimiento', con la que Costa Rica acaba de firmar un convenio de cooperación. O sea que reviste esto una carga muy importante de relaciones formales entre el país y la Santa Sede.

Me indicaba que los actuales dirigente de Costa Rica se vieron muy influenciados por Juan Pablo II...
-- Embajador Sánchez: Sí, fue muy interesante que a partir del anuncio del milagro, mucha gente comenzó a recordar qué pasó, dónde estaba yo cuando Juan Pablo II visitó el país. Y ha sido muy importante escuchar muchos testimonios de actuales dirigentes del país, dirigentes económicos, políticos, de los medios de comunicación social, etc., todos en aquel momento jóvenes o niños, miembros del coro o de las pastorales sociales juveniles, todos estaban allí en el Estadio Nacional y todos ellos sintieron una gran vocación de servicio escuchando a Juan Pablo II que nos pedía a todos que construyéramos la civilización del amor.