Juan Pablo II: Dios quiere la felicidad del hombre

Síntesis de la intervención del Papa en la audiencia general

| 362 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 10 octubre 2001 (ZENIT.org).- Publicamos a continuación la síntesis en castellano que hizo Juan Pablo II de su intervención durante la audiencia general de este miércoles, en la que meditó en el capítulo 31 del libro bíblico de Jeremías.



* * *



Queridos hermanos y hermanas:

El anuncio que todos han de escuchar, hasta en «las islas más remotas», es que Dios viene para reunir al pueblo, hacer feliz al hombre y cuidar de la vida humana en todas sus dimensiones. Por eso la palabra del Profeta hace soñar y suscita una alegría incontenible ante una profecía que se hace realidad en la nueva alianza establecida en Cristo y, de manera definitiva, en el momento de su retorno glorioso. Así pues, al recitar estas palabras en la oración litúrgica, se nos recuerda que la vida cristiana es una llamada a un júbilo que sólo nuestro pecado puede entorpecer, y a fundar el sentido de la existencia en la firme voluntad divina de transformar el luto alegría, colmando sin límites las más profundas aspiraciones de toda persona humana.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, especialmente a los miembros de la Fundación Calderón de la Barca, de Argentina, así como a los grupos venidos de España, México, Uruguay y otros Países latinoamericanos. Doy una bienvenida particular a las Hermanas Agustinas Misioneras, que celebran estos días su Capítulo General. Os invito a ser fieles a vuestra vocación primera de "anunciar a las islas lejanas" la Buena Noticia del Evangelio. Exhorto a todos a acoger este incomparable anuncio de salvación, para caminar con gozo y esperanza hacia el encuentro definitivo con Cristo glorioso. Muchas gracias.

[Texto original en español]