Juan Pablo II: El antídoto frente a las sectas

«Una fe profunda y vivida con coherencia»

| 1049 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 24 dic 2000 (ZENIT.org).- En vísperas de la Navidad, Juan Pablo II recibió ayer en audiencia a centenares de personas que han sido víctimas de sectas o de magos, junto a sus familias.



El pontífice, en el encuentro, comenzó denunciando los «peligros» y las «insidias» que pueden amenazar la fe, especialmente de la gente sencilla, en «nuestros tiempos».

Tan sólo en Italia, el «Teléfono anti-plagio», organización no gubernamental, calcula que cuatro millones las familias sufren la influencia de estos «falsos salvadores». La edad media de las víctimas es de 45 años. Son mujeres en el 58% de los casos (Cf. «El Papa recibirá mañana a las familias de víctimas de magos y sectas»).

«¿No existen también quizá esas formas aberrantes de sentimiento religioso que se aprovechan de las necesidades y de las aspiraciones más profundas del espíritu humano, proponiendo perspectivas de realización ilusorias y falaces?», preguntó el Santo Padre.

La respuesta del creyente ante el fenómeno de las sectas, al que la Iglesia «mira con preocupación», debe ser una reacción basada en convicciones profundas interiores, apoyada por «una firme renovación del compromiso pastoral», según propuso el obispo de Roma.

«Sólo una fe profunda y vivida con coherencia constituye un antídoto eficaz a estas desviaciones tan peligrosas del sentimiento y de la práctica religiosos», señaló.

Tan sólo en Italia, según revelaba el diario «Il Messaggero» (21 de diciembre), hay 20 mil magos y 650 sectas, que están fuera de la ley, pero que paradójicamente pueden hacerse publicidad.

Se trata de evasores fiscales excelentes, pues sus actividades no tienen ningún tipo de control ni factura. Entre 1990 y 1999 el «Teléfono anti-plagio» calcula que tuvieron 11 mil millones de dólares de facturado.

Un estudio del Ministerio del Interior italiano realizado en abril de 1998, en vistas del Jubileo, revelaba que en el país había 83.100 adherentes a las sectas religiosas y nuevos movimientos mágicos, divididos en 137 grupos.