Juan Pablo II: El mal no tiene la última palabra

Intervención del Papa en la audiencia general de este miércoles

| 481 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 17 octubre 2001 (ZENIT.org).- «No es el mal quien tiene la última palabra, sino el bien», aseguró Juan Pablo II en la audiencia general de este miércoles en la que comentó el Salmo 47.



«Dios triunfa sobre las potencias hostiles, incluso cuando parecen grandiosas e invencibles», añadió, ofreciendo en los momentos de incertidumbre y miedo la única esperanza inquebrantable.

Esta fue la intervención del pontífice.


* * *



1. El Salmo que se acaba de proclamar es un canto en honor de Sión, «la ciudad de nuestro Dios» (Salmo 47,3), que entonces era sede del templo del Señor y lugar de su presencia en medio de la humanidad. La fe cristiana lo aplica ahora a la «Jerusalén de lo alto», que es «nuestra madre» (Gálatas 4, 26).

La tonalidad litúrgica de este himno, la evocación de una procesión festiva (cf. versículos 13-14), la visión pacífica de Jerusalén, que refleja la salvación divina, hacen del Salmo 47 una oración para comenzar el día y hacer de él un canto de alabanza, aunque haya nubes que oscurezcan el horizonte.

Para comprender el sentido del Salmo, nos pueden servir de ayuda tres aclamaciones que aparecen al inicio, en medio y al final, como ofreciéndonos la clave espiritual de la composición e introduciéndonos así en su clima interior. Estas son las tres invocaciones: «Grande es el Señor y muy digno de alabanza en la ciudad de nuestro Dios» (v. 2); «Oh Dios, meditamos tu misericordia en medio de tu templo» (v. 10); «Este es el Señor, nuestro Dios. Él nos guiará por siempre jamás» (v. 15).

2. Estas tres aclamaciones, que exaltan al Señor, así como «la ciudad de nuestro Dios» (v. 2), enmarcan dos grandes partes del Salmo. La primera es una gozosa celebración de la ciudad santa, la Sión victoriosa contra los asaltos de los enemigos, serena bajo el manto de la protección divina (cf. versículos 3-8). Se ofrece una especie de letanía de definiciones de esta ciudad: es una altura admirable que se yergue como un faro de luz, una fuente de alegría para todos los pueblos de la tierra, el único y auténtico «Olimpo» en el que el cielo y la tierra se encuentran. Utilizando una expresión del profeta Ezequiel es la ciudad del Emanuel, pues «Dios está allí», presente en ella (cf. Ezequiel 48, 35). Pero en torno a Jerusalén se están agolpando las tropas de un asedio, casi un símbolo del mal que atenta contra el esplendor de la ciudad. El enfrentamiento tiene un resultado obvio y casi inmediato.

3. Los potentes de la tierra, de hecho, asaltando la ciudad santa, provocan al mismo tiempo a su Rey, el Señor. El salmista muestra cómo se disuelve el orgullo de un ejército potente con la imagen sugerente de los dolores de parto: «Allí los agarró un temblor y dolores como de parto» (v. 7). La arrogancia se transforma en fragilidad y debilidad, la potencia en caída y fracaso.

Este mismo concepto es expresado con otra imagen: el ejército atacante es comparado con una armada naval invencible sobre la que sopla un terrible viento de Oriente (cf. v. 8). Queda, por tanto, una certeza para quien está bajo la sombra de la protección divina: no es el mal quien tiene la última palabra, sino el bien; Dios triunfa sobre las potencias hostiles, incluso cuando parecen grandiosas e invencibles.

4. Entonces, el fiel celebra precisamente en el templo su acción de gracias a Dios liberador. Eleva un himno al amor misericordioso del Señor, expresado con el término hebreo «hésed», típico de la teología de la alianza. Llegamos así a la segunda parte del Salmo (cf. versículos 10-14). Tras el gran canto de alabanza al Dios fiel, justo y salvador (cf. versículos 10-12), tiene lugar una especie de procesión en torno al templo y a la ciudad santa (cf. versículos 13-14). Se cuentan los torreones, signo de la segura protección de Dios, se observan las fortificaciones, expresión de la estabilidad ofrecida a Sión por su Fundador. Los muros de Jerusalén hablan y sus piedras recuerdan los hechos que deben ser transmitidos «a la próxima generación» (v. 14) con la narración que harán los padres a sus hijos (cf. Salmo 77,3-7). Sión es el espacio de una cadena ininterrumpida de acciones salvadoras del Señor, que son anunciadas en la catequesis y celebradas en la liturgia, para que los creyentes mantengan la esperanza en la intervención liberadora de Dios.

5. En el versículo conclusivo se presenta una de las más elevadas definiciones del Señor como pastor de su pueblo: «Él nos guiará» (v. 15). El Dios de Sión es el Dios del Éxodo, de la libertad, de la cercanía al pueblo esclavo de Egipto y peregrino en el desierto. Ahora que Israel se ha instalado en la tierra prometida, sabe que el Señor no le abandona: Jerusalén es el signo de su cercanía y el templo es el lugar de su esperanza.

Al releer estas expresiones, el cristiano se eleva a la contemplación de Cristo, nuevo y viviente templo de Dios (cf. Juan 2, 21), y se dirige a la Jerusalén celeste, que ya no tiene necesidad de un templo ni de una luz exterior, pues «el Señor, el Dios Todopoderoso, y el Cordero, es su Santuario... la ilumina la gloria de Dios, y su lámpara es el Cordero» (Apocalipsis 21, 22-23). San Agustín nos invita a hacer esta relectura «espiritual» convencido de que en los libros de la Biblia «no hay nada que afecte sólo a la ciudad terrena, pues todo lo que se dice de ella simboliza algo que puede ser referido también por alegoría a la Jerusalén celeste» («Ciudad de Dios», XVII, 3, 2). Le hace eco san Paulino de Nola, que precisamente al comentar las palabras de nuestro Salmo exhorta a rezar para que «podamos ser piedras vivas en los muros de la Jerusalén celeste y libre» (Carta 28, 2 a Severo). Y contemplando la firmeza y solidez de esta ciudad, el mismo Padre de la Iglesia sigue diciendo: «De hecho, quien habita esta ciudad se revela como el Uno en tres personas... Cristo ha sido constituido no sólo su fundamento, sino también su torreón y puerta... Por tanto, si se funda sobre él la casa de nuestra alma y se eleva sobre él una construcción digna de un fundamento tan grande, entonces la puerta de entrada en su ciudad será para nosotros precisamente Aquel que nos guiará en los siglos y nos colocará en el lugar de su grey».

[Traducción del original italiano realizada por Zenit]