Juan Pablo II: Es necesario dar una ética a Internet

Impulsa la redacción de un documento del Consejo para las Comunicaciones

| 728 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 16 mar 2001 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha manifestado esta mañana su interés y apoyo al proyecto del Consejo vaticano para las Comunicaciones Sociales de redactar un documento de orientaciones sobre «Ética en Internet».



Las primeras propuestas para la redacción de este texto han sido precisamente uno de los argumentos centrales de la asamblea plenaria de este «Ministerio» del Papa para las Comunicaciones Sociales, celebrada esta semana, bajo la presidencia del arzobispo estadounidense John P. Foley.

Este documento, que sigue la línea de «Ética en las Comunicaciones Sociales» (2000) y «Ética en la Publicidad» (1997), constató el obispo de Roma, «será verdaderamente muy oportuno, dada la rapidez de la expansión de las cibercomunicaciones y las numerosas cuestiones morales implicadas».

«La Iglesia no puede ser una mera espectadora de los resultados sociales producidos por los avances tecnológicos, con efectos tan decisivos en la vida de la gente --añadió Juan Pablo II--. Vuestra reflexión sobre "Ética en Internet" puede ser de gran ayuda para los pastores de la Iglesia y para los fieles a la hora de afrontar los numerosos desafíos que están emergiendo en la "cultura de los medios de comunicación"».

«Los problemas y las oportunidades creadas por las nuevas tecnologías, por el proceso de globalización, y de desreglamentación y privatización de los medios presenta nuevos desafíos éticos y espirituales a quienes trabajan en las comunicaciones sociales --constató--. Estos desafíos tienen que ser afrontados por aquellos que aceptan que servir a la persona humana, construir una comunidad humana fundada en la solidaridad, en la justicia y en el amor, y decir la verdad sobre la vida humana y su plenitud final en Dios han sido, son y seguirán ocupando el centro de la ética en los medios de comunicación».

En su encuentro con unos setenta miembros y consultores de todos los continentes del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, Juan Pablo II afrontó otro de los temas fundamentales tratados en esta asamblea plenaria: la decisiva importancia que han tenido los medios para trasmitir en el mundo el mensaje del Jubileo del año 2000.

Este Consejo vaticano se ha encargado en particular de asistir a los canales de televisión que transmitieron las principales celebraciones del año santo, y ha ofrecido consulta pastoral a los miles de hombres y mujeres de la radio, la televisión, la prensa y la fotografía que han cubierto el evento.

Asimismo, esta institución se encargó de la organización del Jubileo por categoría de los periodistas (junio) y del Jubileo del mundo del espectáculo (diciembre).

«Sin duda --añadió el Papa--, vuestro compromiso ha sido apoyado por el deseo de hacer que el año jubilar sea una respuesta genuina al mandato de llevar "la buena noticia a los pobres, la libertad a los cautivos y la vista a los ciegos"».

En el encuentro, el Papa quiso agradecer en particular la generosidad de los Caballeros de Colón, que con sus donativos permiten que la señal televisiva de acontecimientos de la vida del Santo Padre pueda ser transmitida por satélite y utilizada por cientos de canales televisivos de los cinco continentes.