Juan Pablo II invita a dejarse guiar por los ángeles

Consejo a los jóvenes, enfermos y recién casados

| 1185 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 29 septiembre 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II recomendó este miércoles a los creyentes dejar que su vida sea guiada por los ángeles.



El pontífice dejó su consejo al final de la audiencia general al dirigirse en particular a los jóvenes, a los enfermos, y a los recién casados presentes en la plaza de San Pedro del Vaticano.

La fiesta de los arcángeles Miguel, Gabriel, y Rafael, que celebra la Iglesia el 29 de septiembre, y la de los ángeles custodios (2 de octubre), son oportunidades, consideró, para «pensar en la diligencia con que Dios se ocupa de cada persona humana».

«Experimentad la presencia de los ángeles junto a vosotros y dejaos guiar por ellos», recomendó por último el obispo de Roma a las 15.000 personas presentes.

Según el Catecismo de la Iglesia Católica (n. 328), la existencia de los ángeles «es una verdad de fe», basada en la Escritura y en la Tradición de la Iglesia.

«Los ángeles son servidores y mensajeros de Dios. Porque contemplan "constantemente el rostro de mi Padre que está en los cielos" (Mateo 18, 10), son "agentes de sus órdenes, atentos a la voz de su palabra" (Salmo 103, 20)», añade esta explicación del credo de la Iglesia (n. 329).

«En tanto que criaturas puramente espirituales, tienen inteligencia y voluntad: son criaturas personales e inmortales. Superan en perfección a todas las criaturas visibles», añade.

«Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida», añade el catecismo citando a san Basilio.