Juan Pablo II: La pasión voluntaria de Cristo por la humanidad

Comentario al cántico de la primera carta de San Pedro (2, 21-24)

| 638 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 22 septiembre 2004 (ZENIT.org).- Publicamos la intervención de Juan Pablo II en la audiencia de este miércoles dedicada a comentar el cántico de la primera carta de san Pedro (2, 21-24), sobre «La pasión voluntaria de Cristo».



Cristo padeció por nosotros,
dejándonos un ejemplo
para que sigamos sus huellas.

El no cometió pecado
ni encontraron engaño en su boca;
cuando lo insultaban,
no devolvía el insulto;
en su pasión no profería amenazas;
al contrario,
se ponía en manos del que juzga justamente.

Cargado con nuestros pecados, subió al leño,
para que, muertos al pecado,
vivamos para la justicia.
Sus heridas nos han curado




1. Hoy, al escuchar el himno que aparece en el capítulo 2 de la primera carta de san Pedro se ha perfilado vivamente ante nuestros ojos el rostro de Cristo sufriente. Así les sucedía a los lectores de aquella carta en los primeros tiempos del cristianismo, así ha sucedido a través de los siglos durante la proclamación litúrgica de la Palabra de Dios y en la meditación personal.

Engarzado dentro de la carta, este canto presenta un tono litúrgico y parece reflejar el ambiente de oración de la Iglesia de los orígenes (Cf. Colosenses 1,15-20; Filipenses 2,6-11; 1 Timoteo 3, 16). Está caracterizado también por un diálogo imaginario entre el autor y los lectores, salpicado por la alternancia de los pronombres personales «nosotros» y «vosotros»: «Cristo padeció por nosotros, dejándonos un ejemplo para que sigamos sus huellas... Cargado con nuestros pecados, subió al leño, para que, muertos al pecado, vivamos para la justicia. Sus heridas nos han curado» (1 Pedro 2, 21.24-25).

2. Pero el pronombre en el que más insiste el original griego es «hos», parece martillearlo al inicio de los versículos principales (Cf. 2, 22.23.24): es «Él», el Cristo paciente, Él, que no ha cometido pecado, Él, que ultrajado no reaccionaba pidiendo venganza, Él, que en la Cruz llevó el peso de los pecados de la humanidad para cancelarlos.

El pensamiento de Pedro, al igual que el de los fieles que recitan este himno en particular durante la Liturgia d las Vísperas del período cuaresmal, se dirige al Siervo de Yahvé, descrito en el libro del profeta Isaías. Es un personaje misterioso, interpretado por el cristianismo en clave mesiánica y cristológica, pues anticipa algunos detalles y el significado de la Pasión de Cristo: « ¡Y con todo eran nuestras dolencias las que él llevaba y nuestros dolores los que soportaba!... Él ha sido herido por nuestras rebeldías, molido por nuestras culpas... Con sus cardenales hemos sido curados... Fue oprimido, y él se humilló y no abrió la boca» (Isaías 53, 4.5.7).

Incluso la descripción de la humanidad pecadora con la imagen de un rebaño errante, en un versículo que no retoma la Liturgia de las Vísperas (Cf. 1 Pedro 2,25), proviene de ese antiguo cántico profético: «Todos nosotros como ovejas erramos, cada uno marchó por su camino» (Isaías 53, 6).

3. Dos figuras se entrecruzan en el himno de Pedro. Ante todo está Él, Cristo, que emprende el camino espinoso de la pasión, sin oponerse a la injusticia y a la violencia, sin recriminaciones ni desahogos, sino entregándose a sí mismo y poniendo su vicisitud en manos «del que juzga justamente» (1 Pedro 2, 23). Un acto de confianza pura y absoluta que será sellada en la Cruz con las famosas últimas palabras, gritadas en un acto extremo de abandono en la obra del Padre: «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu» (Lucas 23, 46; Cf. Salmo 30, 6).

Por tanto, no se trata de una ciega y pasiva resignación, sino de una confianza valiente, destinada a ser ejemplo para todos los discípulos que recorrerán el camino oscuro de la prueba y de la persecución.

4. Cristo es presentado como el Salvador, solidario con nosotros en su «cuerpo» humano. Naciendo de la Virgen María, se hizo hermano nuestro. Puede estar por tanto a nuestro lado, compartir nuestro dolor, cargar con nuestro mal, con «nuestros pecados» (1 Pedro 2, 24). Pero él es también y siempre el Hijo de Dios y esta solidaridad suya con nosotros se hace radicalmente transformadora, liberadora, expiadora, salvadora (ibídem).

De este modo, nuestra pobre humanidad es sacada de los caminos desviados y perversos del mal y reconducida a la «justicia», es decir, al maravilloso proyecto de Dios. La última frase del himno es particularmente conmovedora. Dice: «Sus heridas nos han curado» (versículo 25). ¡Vemos así el precio que tuvo que pagar Cristo para curarnos!

5. Concluyamos dejando la palabra a los Padres de la Iglesia, es decir, a la tradición cristiana, que ha meditado y rezado con este himno de san Pedro.

Enlazando una expresión del himno con otras reminiscencias bíblicas, san Ireneo de Lyón sintetiza así la figura de Cristo salvador, en un pasaje tomado de «Contra las herejías»: «Sólo hay un único Jesucristo, Hijo de Dios, quien mediante su pasión nos reconcilió con Dios y resucitado de entre los muertos se encuentra a la derecha del Padre y es perfecto en todo: era golpeado y no devolvía los golpes, "mientras sufría no profería amenazas" y mientras soportaba una violencia tiránica, pedía al Padre que perdonara a aquellos que le habían crucificado. Nos ha salvado verdaderamente Él, que es Verbo de Dios, unigénito del Padre, Cristo Jesús, salvador nuestro» (III, 16,9, Milano 1997, p. 270).

[Traducción del original italiano realizada por Zenit. Al final de la audiencia, uno de los colaboradores del Papa hizo este resumen de su intervención en castellano:]

Queridos hermanos y hermanas:
El cántico de hoy nos recuerda al Siervo de Yahvé, descrito por el Profeta Isaías e interpretado por el cristianismo en clave mesiánica, ya que anticipa el significado de la Pasión de Cristo.

Nos presenta el rostro sufriente del que, soportando el peso de los pecados de la humanidad, se entregó pacíficamente al que juzga con justicia. No se trata de una ciega y pasiva resignación, sino de una gran confianza, destinada a ser ejemplo para los discípulos en tiempos de prueba y persecución.

Cristo, el Salvador, se solidariza con nosotros en su cuerpo humano. Se trata de una solidaridad radicalmente transformadora, liberadora, expiatoria y salvífica. Nuestra pobre humanidad, apartada de los caminos del mal, es conducida por las sendas de la justicia, el bello proyecto de Dios. La última frase del himno, «sus heridas nos han curado», es particularmente conmovedora. Manifiesta el alto precio que Cristo ha pagado para conseguirnos la salvación.

[A continuación el Papa pronunció su saludo en castellano con estas palabras]

Saludo a los peregrinos de España y de América Latina, en especial a los de Fuente Álamo y a la Federación madrileña de Familias Numerosas; a los alumnos del Colegio Mexicano; así como a los de El Salvador, Chile y Zárate (Argentina). Imitemos a Cristo que sufriendo no amenazaba, ni buscaba venganza, sino que rogaba al Padre que perdonase a los que lo habían crucificado.