Juan Pablo II: Los movimientos, «recurso providencial de energía misionera»

Mensaje para la apertura del Centro internacional de Comunión y Liberación

| 693 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 20 oct (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha querido hacerse presente en la ceremonia de inauguración del Centro Internacional de Comunión y Liberación en Roma, enviando un mensaje en el que recuerda que desde los inicios de su pontificado ha prestado especial atención a los nuevos movimientos eclesiales.



El pontífice explica que su solicitud busca el que estas nuevas realidades, surgidas en buena parte tras el Concilio Vaticano II, «bajo la guía iluminada y prudente de los pastores, constituyan un recurso providencial de energía misionera en la Iglesia y en las diferentes situaciones culturales, sociales y ambientes en los que se expresa el hombre de hoy».

«Entre estas nuevas agregaciones --explica el mensaje pontificio-- el Señor ha suscitado Comunión y Liberación (CL), que ha inaugurado en estos días sus propio Centro Internacional en Roma [...], en el corazón de la cristiandad, para ofrecer con renovado compromiso su servicio a la sede de Pedro y a toda la Iglesia».

Si bien el mensaje ha sido publicado hoy por la Sala de Prensa de la Santa Sede, fue escrito con motivo de la ceremonia de bendición del Centro, que fue presidida el 18 de octubre por el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado del Vaticano.

Comunión y Liberación (Cf. http://www.comunione-liberazione.org ) es un movimiento eclesial fundado por el sacerdote italiano, monseñor Luigi Giussani, cuyos orígenes se remontan a 1954. Comenzó en la ciudad de Milán y, tras difundirse rápidamente por toda Italia, hoy está presente en cerca de setenta países en todos los continentes.

El objetivo de la vida de Comunión y Liberación es proponer la presencia de Cristo como única y verdadera respuesta a las exigencias profundas de la vida humana en todos los tiempos.

En el año del Jubileo del año 2000, Comunión y Liberación ha querido crear un centro en la Ciudad Eterna que se convierta en punto de encuentro para los peregrinos, provenientes de todo el mundo, interesados en conocer y profundizar en la contribución de este movimiento.