Juan Pablo II, primer Papa que asistirá a un partido de fútbol

El Jubileo de los Deportistas, un acontecimiento lleno de sorpresas

| 546 hits

ROMA, 17 oct (ZENIT.org).- Espíritu de lealtad, manifestación de valor, respeto a los adversarios: son los valores más profundos que están en la base del Jubileo de los Deportistas que tendrá lugar en Roma del 28 al 29 de octubre. Se trata de un acontecimiento que implicará a miles de atletas provenientes de todos los países del mundo.



El programa está lleno de citas atrayentes pero el momento más significativo tendrá como escenario el estadio Olímpico, en el que los atletas harán un homenaje al Papa. Habrá una carrera de 100 metros lisos y un partido de fútbol en el que se enfrentarán la selección nacional italiana y una representación de jugadores extranjeros que juegan en Italia, en primera división. La selección de los campeones del «Resto del Mundo» será guiada por los entrenadores del Roma y el Lazio, Fabio Capello y Sven Goran Eriksson.

Juan Pablo II entra así por segunda vez en el estadio Olímpico (el 31 de mayo de 1990 inauguró el estadio renovado para los Mundiales de Fútbol) y será el primer pontífice de la historia en asistir personalmente a un partido de fútbol.

«Se trata --ha explicado a «Zenit» el secretario de Comité central del Año Santo, monseñor Crescenzio Sepe-- de una cita que el Papa ha deseado fuertemente para abrazar al mundo del deporte y para celebrar el Jubileo de los Deportistas. Un acontecimiento que quiere también subrayar la importancia del deporte como instrumento de cohesión social. La Iglesia, por otra parte, ha estado siempre atenta a la actividad deportiva, sobre todo por los valores que lograr expresar como la honestidad, la hermandad, la alegría y el sacrificio».

Para la ocasión, se ha revolucionado el calendario de la Liga italiana de fútbol: la primera división no jugará el domingo 29 de octubre y lo recuperará el miércoles 1 de noviembre. El partido, que comenzará a las 12,30, tendrá dos tiempos de treinta minutos cada uno.

«Tanto la exhibición de los cien metros, como la manifestación reservada a los minusválidos o el partido de fútbol --explicó el presidente de la Liga de Fútbol Franco Carraro-- darán forma, a través del lenguaje cuerpo-acción, al gesto deportivo y expresarán al Santo Padre el sentido del deporte como momento de alegría de vivir, de naturalidad y de gratuidad».

Durante la exhibición, se entregará al Papa el «Manifiesto del Deporte para el Tercer Milenio», el documento con el que el movimiento deportivo internacional asume el compromiso de respetar algunos valores éticos fundamentales de la actividad deportiva.

«Para el mundo de deporte --comenta a nuestra redacción el presidente del Comité Olímpico Italiano, Gianni Petrucci-- el Jubileo dedicado a los atletas representa un momento de reflexión, de parada. Estamos siempre ocupados con nuevas empresas, nuevas metas, nuevas polémicas y nunca hay tiempo para una pausa, para comprender efectivamente cuáles son los valores reales del deporte. Por esto la presencia del Papa en el Olímpico será la ocasión justa para vivir un momento de reflexión».

El programa prevé también, el sábado 28 de octubre, en el Aula Pablo VI, un congreso internacional con el título «En el tiempo del Jubileo: el rostro y el alma del deporte». Participarán entre arios campeones de las Olimpiadas de Sidney y el presidente Comité Olímpico Internacional Juan Antonio Samaranch. Este último estará también presente en la jornada del domingo en el estadio Olímpico.