Juan Pablo II: ¡Que «callen las armas» en Tierra Santa!

Pide a israelíes y palestinos volver a la vía del diálogo

| 1027 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 2 oct (ZENIT.org).- ¡Que «callen las armas»! Este es el grito que lanzó esta mañana Juan Pablo II desde la plaza de San Pedro para pedir paz para Tierra Santa, asediada por una escalada de violencia que dura desde el viernes pasado.



El Santo Padre respondió así a los violentos enfrentamientos que tienen lugar entre israelíes y palestinos, al final de la audiencia que concedió a los peregrinos que vinieron a Roma con motivo de la canonización de 123 nuevos santos que tuvo lugar ayer en el Vaticano.

La violencia se desencadenó el viernes pasado en Jerusalén, en la Explanada de las Mezquitas, y después se extendió por todos los territorios palestinos.

Antes de despedirse de los peregrinos, el Papa dijo esta mañana: «Deseo manifestaros un peso que en estas horas tengo que soportar en mi espíritu. Desde hace algunos días, la Ciudad Santa de Jerusalén se ha convertido en teatro de violentos enfrentamientos que han provocado numerosos muertos y heridos, entre los cuales se encuentran algunos niños».

«Espiritualmente cercano a las familias de los que han perdido la vida --continuó diciendo--, dirijo un sentido llamamiento a todos los responsables para que callen las armas, se eviten las provocaciones, se retome el camino del diálogo».

Helicópteros de combate israelíes han bombardeado hoy con cohetes dos edificios de apartamentos, un puesto militar y dos vehículos en la ciudad de Gaza, según testigos presenciales. Es la primera vez que Israel utiliza helicópteros para bombardear objetivos en una población desde el inicio de los enfrentamientos en territorios palestinos.

Al cierre de esta edición, la última víctima de los combates era un árabe israelí que murió en los enfrentamientos registrados con la Policía israelí en Sajnin, al norte de Israel, según informaron fuentes hospitalarias, lo que eleva a 45 el número de muertos de los violentos enfrentamientos de los últimos días en Israel y en los territorios palestinos.

Una niña palestina de dos años, Sara Hasan, murió la pasada madrugada cerca de la ciudad cisjordana de Naplusa cuando colonos judíos dispararon contra el coche que conducía su padre, informaron fuentes palestinas. El padre relató a la emisora de radio palestina que los colonos judíos alcanzaron con sus disparos a Sara en la cabeza, cuando regresaban al pueblo de Talfit, tras haber llevado a la niña al hospital a causa de la fiebre.

«La Tierra Santa tiene que ser la tierra de la paz y dela fraternidad. ¡Así lo quiere Dios!», exclamó el Papa al concluir la audiencia general.