Juan Pablo II recibe a Legionarios de Cristo y miembros del «Regnum Christi»

Celebra junto a ellos el sexagésimo aniversario de su fundación

| 327 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 8 ene 2001 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha querido unirse a la celebración del sexagésimo aniversario de fundación de los Legionarios de Cristo ofreciendo una audiencia especial a los 20 mil religiosos, sacerdotes, y miembros del movimiento «Regnum Christi» reunidos en Roma con este motivo entre el 2 y el 6 de enero.



El encuentro, celebrado el pasado 4 de enero, si bien estaba programado para ser celebrado en la Sala de Audiencias generales del Vaticano, ante la imponente afluencia de gente, tuvo que trasladarse a última hora a la plaza de San Pedro. En el mismo, el pontífice hizo un reconocimiento especial del servicio a la Iglesia ofrecido por el fundador de esta realidad eclesial, el padre Marcial Maciel, y agradeció las pruebas de amor por el sucesor de Pedro que han dado los legionarios y miembros de «Regnum Christi».

Junto estos peregrinos de todas las edades, países y clases sociales, el obispo de Roma evocó aquel «3 de enero de 1941, cuando surgía incipientemente en la ciudad de México esta obra».

«Os habéis dado cuenta --dijo-- cómo esa pequeña semilla que el sembrador divino quiso arrojar en la tierra de unos cuantos corazones jóvenes, ahora es un árbol frondoso que acoge en su seno a numerosos sacerdotes, consagrados y laicos cuyo ideal es entregar su vida por la extensión del Reino de Cristo en el mundo».

En el marco de las celebraciones del sexagésimo aniversario de fundación de los Legionarios de Cristo, tuvo lugar además la ordenación sacerdotal de 37 diáconos de esta congregación, realizada en Roma el pasado 2 de enero, por
el cardenal Darío Castrillón Hoyos, prefecto de la Congregación para el Clero. Los nuevos sacerdotes provienen de nueve países: diez de España, diez de Estados Unidos, nueve de México, dos de Alemania, dos de Francia, y uno de Brasil, Holanda, Irlanda e Italia.

Unos días antes, el domingo 31 de diciembre, a mediodía, el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado, bendijo e inauguró la nueva sede del Ateneo pontificio «Regina Apostolorum», un centro universitario de Roma que cuenta además con una segunda sede en Nueva York.

Los sacerdotes de esta congregación son cerca de quinientos, además de 2.500 religiosos en camino hacia el sacerdocio. Se hallan presentes en veinte países. Proceden de 40 nacionalidades. En Roma se forman cerca de 500 estudiantes de filosofía y teología. Los miembros del Regnum Christi en todo el mundo son alrededor de 50.000.

Según explica la última edición en castellano de «L´Osservatore Romano», «en el clima de persecución religiosa que reinaba todavía en algunos Estados de México, Marcial Maciel, seminarista mexicano de 16 años de edad, en la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús del año 1936, percibió con una claridad extraordinaria la llamada de Dios a formar una agrupación de sacerdotes que se entregaran con entusiasmo y con generosidad a la difusión del reino de Cristo entre los hombres».

«Tres intentos fueron necesarios antes de que el proyecto cristalizara en una realidad --añade el semanario vaticano--. El día 3 de enero de 1941, primer viernes de mes, el joven Marcial Maciel, entonces seminarista por la diócesis de Cuernavaca, a sus 20 años, con trece adolescentes funda la congregación de los Legionarios de Cristo en el sótano de una casa caritativamente prestada por una familia amiga, en la ciudad de México».

En 1965 la Santa Sede aprueba la Legión de Cristo con el «Decretum laudis». En 1970 el papa Pablo VI confía a la congregación la prelatura de Chetumal (hoy Cancún-Chetumal), en el Estado mexicano de Quintana Roo, que cuenta con un elevado porcentaje de población maya. En este territorio, de dimensiones parecidas a las de Suiza, desempeña su ministerio pastoral el 10% de los sacerdotes legionarios y varios laicos colaboradores del «Regnum Christi». Los misioneros legionarios, en estos treinta años de labor, han edificado cerca de 230 iglesias y oratorios.

Actualmente, los centros educativos dirigidos por los Legionarios de Cristo y los miembros del «Regnum Christi» son 145 colegios, 21 institutos superiores, y 9 universidades.

Desde los inicios de la década de los sesenta los legionarios promueven la participación apostólica de los laicos especialmente con el Movimiento «Regnum Christi». A través de los laicos de este movimiento van surgiendo revistas, periódicos, programas de radio y televisión, y se intensifica la presencia cristiana en los campos de la política, la empresa y la vida profesional. Asimismo han ido surgiendo numerosas obras de promoción social, especialmente para la asistencia a los más necesitados, como es el caso de «Mano Amiga», institución que ha creado escuelas para personas necesitadas.

Juan Pablo II, en su audiencia, describió los aspectos más propios de la espiritualidad de esta familia religiosa, centrada en la caridad evangélica, en el amor a Cristo y en el amor apasionado a la Iglesia.

Y les alentó: «Seguid difundiendo, como lo habéis hecho hasta ahora, e incluso con renovado celo, el Magisterio y la doctrina de la Iglesia, tanto a través de las numerosas iniciativas que con este fin han surgido entre vosotros en estos 60 años de vida, como de otras muchas más que vuestro ardor apostólico tenga la audacia de suscitar para el bien de las almas».

De este modo, repitió las mismas palabras que había pronunciado a los más de 2 millones de jóvenes que participaron en las Jornadas Mundiales de la Juventud de este Jubileo: «¡Si sois lo que debéis ser, encenderéis el mundo!».