Juan Pablo II recibe en su capilla privada las reliquias de san Agustín

En los 1650 años de su nacimiento

| 541 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 11 noviembre 2004 (ZENIT.org).- Cuando ya había anochecido este jueves en Roma, Juan Pablo II acogió en su capilla privada en el Vaticano las reliquias de san Agustín, que han llegado a Roma con motivo de los 1650 años del nacimiento del obispo de Hipona, filósofo y teólogo.



Poco antes, la urna con las reliquias había sido expuesta en el Instituto Patrístico «Augustinianum», centro sobre la antigüedad cristiana, sobre los Padres de la Iglesia, que se encuentra al lado de la plaza de San Pedro.

En la noche del jueves, estaba prevista una procesión de jóvenes con antorchas desde la Iglesia de Santa Inés, en la plaza Navona, hasta la Basílica romana de San Agustín, donde se debía celebrar una vigilia de oración.

Es la primera vez que las reliquias de san Agustín vienen a Roma, procedentes de Pavía (Italia), por iniciativa de la provincia italiana de Agustinos en unión con la Curia General de la Orden. Está previsto que las reliquias de san Agustín permanezcan en Roma hasta el lunes 15 de noviembre.

Durante cada uno de estos días se celebran jornadas en torno a las reliquias, con encuentros de oración dedicados a diferentes categorías: este jueves eran los jóvenes, en otros días han sido los artistas o los políticos...

Agustín, nacido el 13 de noviembre del año 354 en la actual Argelia (África), es considerado como uno de los más grandes pensadores de todos los tiempos. Después de una juventud ajetreada doctrinal y moralmente, se convirtió, estando en Milán, y el año 387 fue bautizado por el obispo san Ambrosio.

De vuelta a su patria, fue elegido obispo de Hipona, ministerio que ejerció durante treinta y cuatro años ofreciendo una contribución decisiva para la profundización de la fe cristiana y para el esclarecimiento de los errores doctrinales de su tiempo. Murió en el año 430.