Juan Pablo II recuerda la importancia y sentido religioso del 1 de mayo

| 491 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 30 abril 2003 (ZENIT.org).- Juan Pablo II recordó este miércoles el sentido e importancia de la fiesta del 1 de mayo, confiando a la intercesión de san José el mundo del trabajo.



«Comienza mañana el mes de mayo, consagrado a la Virgen --afirmó al final de la audiencia general celebrada en la plaza de San Pedro del Vaticano--. Comienza con la fiesta de san José obrero».

«A la Virgen Santísima, y especialmente a su casto esposo José, confiamos hoy en particular el mundo del trabajo. Él, que conoció el cansancio del trabajo cotidiano, sea ejemplo y apoyo para quienes con su actividad afrontan las necesidades de la familia y de toda la comunidad humana».