Judíos y musulmanes se unieron al ayuno por la paz convocado por el Papa

| 611 hits

ROMA, 5 marzo 2003 (ZENIT.org).- Representantes musulmanes y judíos han agradecido públicamente y han adherido a la iniciativa de Juan Pablo II de convocar para este Miércoles de Ceniza una Jornada de ayuno y oración por la paz.



El presidente de la Unión de las Comunidades Islámicas de Italia, Mohamed Nour Dachan, explicó a los micrófonos de Radio Vaticano que «en este momento, al igual que en otros momentos desde el 11 de septiembre, Su Santidad ha hecho llamamientos justos y correctos».

«Creo que está tomando una posición que compartimos plenamente: nadie debe utilizar la religión para otros objetivos, especialmente bélicos», añade.

«El ayuno es algo muy bello. En el Islam, se dice: "El ayuno es el secreto entre el siervo y su Señor", pues nadie puede saber si he comido o no: es un secreto», subraya el exponente musulmán.

«Nosotros apreciamos muchísimo este llamamiento al ayuno y creo que muchos de nosotros han hecho este ayuno junto a los amigos cristianos que están tomando la posición justa», concluye.

Por su parte, Tullia Zevi, la única mujer que ha sido presidente de las Comunidades Judías de Italia, y vicepresidente del European Jewish Congress, ha revelado también a «Radio Vaticano» su adhesión pública al ayuno propuesto por el obispo de Roma.

«Es difícil que un conflicto pueda quedar hoy circunscrito a Irak --explica--. Los observadores en general prevén que el inicio de una guerra contra Irak pueda ampliarse a todo Oriente Medio».

«Sé también que en Israel, la mayoría del país está bajo el shock de estos ataques terroristas contra la población civil, que han creado el endurecimiento» de las medidas de defensa, añade.

«Pero mis consideraciones no están dictadas por un deseo de dañar la posición de Israel, sino por la gran aprensión por las consecuencias que un conflicto armado puede tener también para el destino de Israel», concluye.