¿Juventud invisible?

Entrevista con Mary Ann Glendon, presidenta de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales

| 462 hits

ROMA, martes, 2 mayo 2006 (ZENIT.org).-La Academia Pontificia de Ciencias Sociales clausuró este martes su reunión plenaria con el tema «¿Juventud que desaparece? Solidaridad con los niños y los jóvenes en una época turbulenta».



La presidenta de la Academia, catedrática de Derecho en la Universidad de Harvard, Mary Ann Glendon, hizo un balance con Zenit de los objetivos de este encuentro.

--¿Cuál era el primer objetivo de su asamblea?

--Glendon: El primer día tuvimos lo que podríamos llamar los discursos introductivos «clave». El primero, fue del cardenal López Trujillo, que expuso la experiencia del Consejo Pontificio de la Familia, mencionando las cuestiones que tienen entre manos.

Siguió Cherie Booth [la esposa del primer ministro británico Tony Blair, ndr.], una gran abogada especializada en derechos humanos y madre de cuatro hijos, que hizo una exposición de los desafíos que no sólo afrontan los niños sino también los adultos, y el modo en que los adultos se relacionan con ellos y cómo ellos son modelos para los niños.

Pienso que todos coincidieron en que fue un discurso muy inspirador y esperanzado, y que ambos discursos dieron el tono y el marco para los próximos cinco días en los que oiremos informes regionales de cada continente. Estos son informes verdaderamente detallados sobre la situación de los niños.

--¿Cuál es la principal expectativa y objetivo de este encuentro?

--Glendon: El objetivo de la Academia es hacer avanzar las ciencias sociales, y dar a la Iglesia elementos que puede usar para adaptar su doctrina social a los constantes cambios de los acontecimientos.

Justo ahora, estamos viviendo un periodo de trastorno demográfico, de globalización que ha perturbado tantas expectativas económicas, una gran brecha entre ricos y pobres, y una situación en la que quienes viven en la pobreza son en su mayoría niños y madres.

--Tales grupos pueden a menudo ser pasados por alto. ¿Piensa que es importante que los líderes mundiales estén en sintonía con la doctrina social de la Iglesia, cuando se habla de paternidad o derechos de los niños?

--Glendon: Hay voces que están desapareciendo del debate principal sobre estas cuestiones.

El título de la plenaria es «¿Juventud que desaparece?» y entre otras cosas, alude al hecho de que en la medida en que las tasas de natalidad declinan --y esto sucede incluso en los países en vías de desarrollo--, los niños se hacen menos visibles y las voces de quienes hablan por ellos también son más débiles.

De manera que la Iglesia católica es capaz de hacer lo que la doctrina social nos ayuda a hacer, que es tratar de dar a los que hacen las políticas recursos para que la voz de los sin voz llegue a los debates, así como los grandes temas de la solidaridad y la subsidiariedad, y que la persona humana siga estando en el centro de sus preocupaciones.

--¿Y qué podemos esperar al final?

--Glendon: Se han dado cosas estupendas en los debates, estamos aquí para aprender.