Karnataka: absueltos los grupos radicales hindúes de la violencia de 2008

La Iglesia protesta por el informe de la Comisión del juez Somasekhara

| 1603 hits

ROMA, lunes 7 de febrero de 2011 (ZENIT.org) .- La comunidad cristiana de la India, en particular las diócesis católicas del estado del suroeste del Karnataka, que en Bangalore tiene el corazón de la industria de alta tecnología “made in India”, rechaza con decisión el informe final de la comisión de investigación de la violencia anti-cristiana que explotó en septiembre de 2008 en dicho estado.

Las conclusiones de las investigaciones dirigidas por un ex juez del Tribunal Superior de Karnataka y del Andhra Pradesh, B.K Somasekhara, que entregó el pasado 28 de enero en un informe al jefe de gobierno del Karnataka, B.S. Yedyyurappa, del partido nacionalista hindú Baratiya Janata Party (BJP), son inaceptables para los cristianos así como para los movimientos de derechos humanos, que desde hace años denuncian la impunidad y la rastrera connivencia que existe entre los movimientos extremistas hindúes y las autoridades.

El informe de “Justice B. K. Somasekhara Commission of Inquiry”, investigación que comenzó en octubre de 2008, absolvió al gobierno y a las fuerzas del orden del estado del Karnataka, negando su implicación o responsabilidad en los hechos, y además exoneró a las organizaciones extremistas hindúes. Los ataques- sostiene el texto- no han sido efectuados por “verdaderos hindúes”, sino que fueron llevados a cabo por “villanos fundamentalistas equivocados” pertenecientes a grupos u organizaciones definidas o indefinidas que “erróneamente” pensaron que el partido que ocupa el poder los protegería (UCA News, 28 de enero).

El documento del juez Somasekhara se detiene también sobre la delicada cuestión de las conversiones “forzadas” o “inducidas” al cristianismo, un argumento “muy importante” para los grupos radicales hindúes. Al mismo tiempo que dispensa a la Iglesia Católica, el informe dice que existen “claros indicios de conversión al cristianismo” por parte de algunas organizaciones o “pastores sediciosos” que habrían usado fondos locales o extranjeros para inducir a la gente a convertirse “no necesariamente a través de la coacción, el fraude o la coerción” como sostienen los grupos fundamentalistas hindúes.

La comisión “one-man” ( compuesta de hecho por un solo componente, el juez Somsekhara) rechaza además la petición realizada por algunas organizaciones hindúes de prohibir las publicaciones cristianas- incluso la Biblia- pero recomienda a su vez introducir una “ley anti-conversión” en Karnataka, siguiendo el ejemplo de al menos siete de los estados de la Unión India: Arunachal Pradesh, Chhattisgarh, Gujarat, Himachal Pradesh, Madhya Pradesh, Orissa e Rajasthan.

Para la Iglesia el documento es “injusto”. Durante una conferencia de prensa, el arzobispo de Bangalore, monseñor Bernard Moras, habló el pasado sábado 5 de febrero, de un texto “altamente tendencioso” que “indudablemente crea división”. Para el prelado, la versión final “legitima la posición del estado” y “absuelve deliberadamente a las personas u organizaciones responsables de los ataques mencionados en el informe interino” (Daijiworld.com, 5 febrero). Presentado el 1 de febrero de 2010, este último había señalado a varias organizaciones hindúes, como Bajrang Dal, Sri Rama Sene (SRS) y Viswa Hindu Parishad (VHP).

“La comunidad cristiana no estaba satisfecha con la decisión del gobierno de nombrar una comisión de investigación 'one-man', es decir al juez Somasekhara. Hemos cooperado con la comisión. Pero después de haber examinado el documento, estamos profundamente preocupados y hemos decidido rechazarlo”, declararon a su vez los representantes del Consejo Regional de los Obispos Católicos de Karnataka (KRCBC) y del Foro de Derechos Humanos Karnataka United Christian (KUCFHR) (Daily News & Analysis, 6 de febrero).

Por su parte, la diócesis de Mangalore ha anunciado ya que luchará contra las conclusiones del juez Somasekhara. “Transmitiremos nuestra protesta al presidente y al primer ministro”, dijo en los pasados días el obispo de la diócesis, monseñor Aloysius Paul D'Souza.

“Presentaremos también una instancia al Tribunal Supremo”, añadió el prelado (UCA News, 3 de febrero). Según la diócesis, el informe “ha fracasado en su intento de indicar al gobierno soluciones y medidas para controlar a los grupos organizados responsables de los ataques a las iglesias”, decía una nota oficial enviada a la agencia Fides el pasado 1 de febrero.

Muy rotundo fue también el activista católico Joseph Dias, secretario general del Christian Secular Forum (CSF), que considera culpables a los nacionalistas del BJP. “En Karnataka y en los otros estados indios, donde el partido está en el poder, los actos violentos contra los cristianos han aumentado claramente”, dijo a Fides. “Debemos hacer escuchar la voz de disidencia de la sociedad civil. Exigimos que el documento sea retirado y que se sustituya por una nueva investigación imparcial. De otro modo existe el riesgo de que los movimientos extremistas hindúes, que quieren eliminar la presencia cristiana en la sociedad india, se sientan apoyados por las instituciones”, continuó (3 de febrero).

Según los datos recogidos por Fides, en Karnataka, que tiene poco más de un millón de cristianos en una población total de más de 52 millones de habitantes, se registraron durante la ola de violencia de 2008, al menos 113 ataques contra objetivos cristianos (personas, edificios o instituciones) y otros 138 asaltos o actos anti-cristianos en los dos años sucesivos.

Lo que encendió la mecha fue la muerte violenta de uno de los jefes del grupo radical hindú Vishwa Hindu Parishad (VHP), Swami Laxanananda Saraspati, asesinado por un comando armado la noche del sábado 23 de agosto de 2008 junto a 5 seguidores en el distrito de Kandhamal, en el estado de Orissa, en el Golfo de Bengala, que también fue escenario de gravísimos incidentes anti-cristianos. Los radicales hindúes atribuyeron la responsabilidad a los cristianos, aunque justo después el jefe de la guerrilla maoísta de Orissa, Sabyasachi Panda, había reivindicado la matanza (AsiaNews, 6 de octubre de 2008).

Hoy, la violencia contra los cristianos continúa al orden del día en India, especialmente eb el estado de Karnataka. Incluso, según Michael F. Saldanha, ex juez del Tribunal Supremo de Karnataka y presidente de la Asociación Católica de Kanara Sur, no hay dudas: en Karnataka, el partido nacionalista BJP “ha superado a Orissa” (Compact Direct News, 22 marzo 2010).

Parece, sin embargo, que las protestas del mundo cristiano están dando frutos. El pasado domingo, el gobernador de Karnataka, H.R Bhardwaj, declaró que se sentía “preocupado” por el informe, que “ha enfadado a la comunidad cristiana entera porque no se ha hecho justicia” (DNA, 6 de febrero). El gobernador ha suspendido temporalmente un reconocimiento honorífico “ad honorem” al escritor M. Chidananda Murthy, porque se sospecha que el escritor apoyó el informe Somasekhara.

Por Paul De Maeyer. Traducción del italiano por Carmen Álvarez