Kenia: Al menos un muerto en enfrentamientos entre cristianos y musulmanes

Herido el arzobispo anglicano David Gitari

| 618 hits

NAIROBI, 3 dic (ZENIT.org).- Al menos un muerto y una treintena de heridos (incluido el arzobispo anglicano David Gitari, que intervino para calmar a los revoltosos), una mezquita y dos iglesias incendiadas, junto con decenas de quioscos y chabolas destruidos, es el balance provisional de los enfrentamientos entre jóvenes musulmanes y cristianos que, por segundo día consecutivo, estallaron el viernes pasado en las afueras de Nairobi, capital de Kenia.



Todo empezó el jueves por la tarde cuando, tras la oración, algunos centenares de jóvenes musulmanes empezaron a demoler los quioscos ilegales levantados en el terreno de propiedad de la mezquita del mísero suburbio sudoriental de South B. En los últimos cinco años, no lejos de los quioscos, habían surgido como hongos también centenares de chabolas. Pero la semana pasada los musulmanes perdieron la paciencia e intimaron a los ocupantes ilegales a abandonar el terreno. El ultimátum cayó en el vacío y el jueves los islámicos pasaron a los hechos, decididos a desalojar el terreno que rodea la mezquita y circundarlo con un recinto cerrado.

Ha sido el epílogo de «una guerra entre pobres», como la ha definido la agencia misionera Misna. Los recortes al gasto público por parte del gobierno y «la degradación total de los barrios de chabolas de Nairobi, donde en el 1,5% de la tierra disponible se hacinan más de dos millones de personas, hacen la situación poco menos que infernal».

Tras la acción de los musulmanes, el jueves, los comerciantes y habitantes (cristianos) del suburbio no se quedaron quietos y en los choques incendiaron la mezquita, suscitando la rabiosa reacción de los musulmanes que a su vez incendiaron un cercano local nocturno. En los incidentes fueron heridas al menos 28 personas, cuatro de las cuales hospitalizadas en graves condiciones en el Hospital Kenyatta, donde murió una de ellas.

Entre los heridos, estaría una religiosa del país herida a pedradas. A pesar de los llamamientos a la calma del Consejo supremo de los musulmanes de Kenya (Supkem), los jóvenes islámicos de South B atacaron de nuevo en el fin de semana incendiando en el suburbio la iglesia católica de Nuestra Señora de la Paz y la protestante de los Adventistas.

El padre George Smith, párroco de la iglesia católica incendiada, excluye sin embargo el motivo religiosos en los choques: «Son violencias --dice-- realizadas por grupos de fanáticos».