Kenia: Los jesuitas estudian si convocar una nueva Congregación General

70 Congregación de Procuradores de la Compañía de Jesús en Nairobi

| 1577 hits

MADRID, viernes 6 julio 2012 (ZENIT.org).- Del 9 al 15 de julio se celebrará en Nairobi, Kenia, la 70 Congregación de Procuradores de la Compañía de Jesús. En ella, como es preceptivo, se deliberará sobre la necesidad o no de convocar una Congregación General y se reflexionará sobre los retos actuales que han de afrontar los jesuitas. Uno de esos desafíos es África, como lo ratificó la Orden durante su Congregación General en 2008. Por este motivo, se ha decidido tener el encuentro en Kenia.

El padre general convoca la Congregación de Procuradores (C. P.) cada cuatro años, a contar desde el fin de la Congregación General. Asisten fundamentalmente los así llamados procuradores, jesuitas elegidos por sus respectivas provincias, las unidades administrativas en que se organiza la Compañía en todo el mundo. En ese sentido, los procuradores constituyen una representación cualificada de la base de la Compañía, no tanto de su gobierno.

La C. P. no posee poder legislativo. Su objetivo más importante es decidir si debe convocarse Congregación General. Otra función clave que desempeñan los procuradores es discutir sobre el estado general de la Compañía en su dimensión más universal. Esta discusión puede ser clarificadora para determinar si es necesario o no celebrar una Congregación General.

La C. P. en Nairobi reúne a 97 jesuitas procedentes de toda la realidad internacional de la Compañía: el padre general, el jesuita español Adolfo Nicolás; sus 12 consejeros generales; y 84 procuradores provenientes de los cinco continentes –7 de África, 14 de Latinoamérica, 18 de India, 7 de Asia oriental y Australia, 29 de Europa y 9 de Estados Unidos. La representación española, entre procuradores y cargos de la Curia de Roma, es de 10 jesuitas.

Muchos de los procuradores se encuentran ya en Nairobi realizando ejercicios espirituales. El padre general llegó el 29 de junio con el secretario de la Compañía, padre Ignacio Echarte, y comenzó las entrevistas con los procuradores sobre el informe que previamente había preparado cada uno acerca de su provincia respectiva.

Los procuradores de lengua castellana residen en Mwangaza (“iluminación” en swahili), una finca propiedad de la Compañía de Jesús, a 20 kilómetros de Nairobi y cuyo terreno formaba parte de la famosa granja de Karen Blixen, la escritora de “Memorias de África”. La Congregación se celebrará en “Chemi Chemi ya Uzima Centre”, perteneciente a la Unión de Religiosos/as de Kenia.

La provincia jesuita anfitriona de la C. P. es muy extensa. Está formada por 212 jesuitas distribuidos en seis países: Etiopía, Kenia, Sudán, Sudán del Sur, Tanzania y Uganda. Su labor se centra en parroquias, casas de retiro y ejercicios espirituales y en centros educativos, sociales, y de comunicación.

Historia de la Congregación de Procuradores

San Ignacio de Loyola, teniendo en cuenta el “duro trabajo” y la “mucha distracción” que ello podría llevar consigo, descartó que hubiera Congregaciones Generales periódicamente. Pero aceptó que el superior general debía comunicarse con la Compañía “por letras, y por personas que de las provincias deben venir, a lo menos uno de cada una cada tres años, y de las Indias cada cuatro” (Const., n. 679).

Fue la segunda Congregación General (1565), presidida por san Francisco de Borja, la que estableció que la C. P. se convocara cada tres años. La primera fue en 1568. Desde entonces hasta comienzos del siglo XVIII, las Congregaciones Generales y las CC. PP. se sucedieron con regularidad, a excepción de algunas que tuvieron que suspenderse por causas de enfermedad o epidemias (ej: la peste).

La Congregación General 34 (1995) decidió que la C. P. debería reunirse cada cuatro años. La mayoría de las CC. PP. se han celebrado en Roma, si se exceptúan las de 1886 y 1889, que se reunieron en Fiesole, Florencia, y la de 2003, que se citó en Loyola.

Solo dos CC.PP. votaron por la convocatoria de la Congregación General: la de 1606 y la de 1693. Como resultado de la primera se celebró la Congregación General VI (1608). La de 1693 decretó la convocatoria con la diferencia de un solo voto y ante la duda, el recurso a la Santa Sede resolvió negativamente sobre la validez del decreto, por lo que no se celebró la Congregación General. Desde entonces se especificó que los votos positivos para convocar la Congregación General debieran superar en dos a los negativos si el total de participantes es par, y en tres votos si es impar.

La Congregación General 35 señaló en 2008 que era necesario un proceso de discernimiento apostólico más amplio y profundo. Por esa razón, el padre general ha pedido en su convocatoria que en la C. P. de Nairobi se dedique un tiempo sustancial a la reflexión sobre el estado de la Compañía, las oportunidades y necesidades que encuentra la Compañía en la actualidad, y cómo podría afrontar todo ello el gobierno de la Orden. Asimismo, ha dicho que esta reunión debe ser considerada “parte de nuestra preparación para la conmemoración, en el año 2014, del 200 aniversario de la Restauración de la Compañía de Jesús”.

Más información periódica en: http://www.sjwebcp70.com/?lang=es.