“L'Osservatore Romano” lanza su nuevo sitio web

Se aventura “con confianza en la red global”

| 3248 hits

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 18 de abril de 2011 (ZENIT.org).- Con motivo del comienzo del séptimo año del pontificado de Benedicto XVI, que se celebra este martes, 19 de abril, L'Osservatore Romano inaugurará su nuevo sitio web, “aventurándose así con confianza en la red global.

“Apoyado eficazmente por el Servicio Internet Vaticano y por la sociedad informática Everett, el periódico de la Santa Sede será así accesible en sus diversas ediciones (además del diario, las semanales en italiano, inglés, alemán, francés, español, portugués y la mensual en polaco)”, recuerda en su edición de hoy.

Para las ediciones semanales y mensual “será posible activar en seguida suscripciones electrónicas”, mientras que “el acceso al diario – en la red durante la tarde (hora de Roma), es decir, inmediatamente después de la publicación y antes de que llegue a los quioscos – será gratuito hasta el próximo 31 de agosto (las suscripciones se activarán el 1 de septiembre)”.

Los textos estarán disponibles en italiano y progresivamente en otros idiomas, partiendo del inglés, en www.osservatoreromano.va.

El primer número de L'Osservatore Romano salió en Roma el 1 de julio de 1861, pocos meses después de la proclamación del Reino de Italia (17 de marzo del mismo año). La publicación retomaba el nombre de una publicación privada anterior, publicada del 5 de septiembre de 1849 al 2 de septiembre de 1852, dirigida por el abad Francesco Battelli y financiada por un grupo católico legitimista francés.

Los primeros números se componían de cuatro páginas. A finales de 1861, se eliminó el subtítulo “diario político-moral”, y aparecieron bajo la cabecera los lemas “unicuique suum” y “non praevalebunt”, aún presentes.

En los inicios, L'Osservatore Romano no tenía una sede propia, y los primeros redactores trabajaban en la tipografía en la que se imprimía el diario. Desde 1862 la redacción se colocó en el palacio Petri en la plaza de los Cruciferios, donde en seguida se implantaría la tipografía propiamente. El primer número se imprimió el 31 de marzo, fecha en la que a la cabecera se añadió la frase Giornale quotidiano [periódico diario, n.d.t.].

En la primera década de vida, el periódico dedicó mucho espacio a los temas de política internacional, incluyendo la “Cuestión romana”. Casi nunca, con todo, se discutían problemas puramente políticos, sino que se trataba más bien la justicia o injusticia de los actos públicos y sus consecuencias para la religión católica y para la moral de la sociedad.

Con la Brecha de Porta Pia (20 de septiembre de 1870), L'Osservatore Romano pasó de órgano “semi oficial” del Estado Pontificio a ser un diario de oposición dentro del Reino de Italia.

En esos años fue confiscado muchas veces, pero los redactores continuaron luchando, e incluso pronto L'Osservatore Romano comenzó a sustituir al “Giornale di Roma, el órgano oficial del Estado Pontificio, en la comunicación de noticias oficiales que afectaban a la Iglesia.

Todo ello se hizo más evidente durante el pontificado de León XIII, que adquirió la propiedad del diario y que desde 1885 hizo de él el órgano de información de la Santa Sede.