La administración Obama reduce su embajada ante la Santa Sede

Esgrimen razones económicas. Para el ex embajador Nicholson se trata de una manifestación de antipatía hacia el Vaticano

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 1068 hits

La administración Obama ha decidido reducir su representación diplomática ante la Santa Sede y trasladar sus oficinas al edificio de la embajada estadounidense ante el gobierno italiano, informaron esta semana diversos medios de prensa de EE.UU. Para el ex-embajador de Estados Unidos ante la Santa Sede, James Nicholson, esta decisión es un manifestación de la "antipatía" de este gobierno hacia "los católicos, el Vaticano y los cristianos en el Medio Oriente".

En declaraciones a Catholic Vote, Nicholson ha asegurado que "el Departamento de Estado ha querido hacer esto desde hace mucho tiempo". "Surgió cuando yo era embajador. Les expliqué que era una la locura y se fueron. Pero ahora parecen determinados a hacerlo", ha lamentado.

Esta embajada, ha explicado su representante ante la Santa Sede entre 2001 y 2005, es "clave para la intermediación" con tantas soberanías y, particularmente, con Medio Oriente. Los Estados Unidos "están mostrando una falta de aprecio por la relevancia de su socio diplomático en el Vaticano", ha subrayado.

Además, refiriéndose a la situación en la que quedaría el actual embajador, James Nicholson ha apuntado que "este es cualquier cosa menos un buen momento para disminuir la talla de este puesto". "Disminuir la talla de este puesto es disminuir su influencia", ha insistido.

Según ha informado el propio Departamento de Estado, la decisión de cerrar la embajada ante la Santa Sede se debe a razones económicas (ahorrar a las arcas 1,4 millones de dólares al año).

Por su parte, la web de Catholic Vote señala que la medida se debe a que "los grupos anti-familia odian al Vaticano". En el escenario internacional, explica, "el Vaticano es un feroz promotor de la libertad religiosa, la dignidad de toda vida humana y la familia tradicional. Y la Santa Sede se ha opuesto vigorosamente al imperialismo pro-aborto impulsado por Planned Parenthood y otros durante décadas".

Planned Parenthood apoyó con 15 millones de dólares la campaña para la reelección de Barack Obama y asumió el crédito para su victoria en noviembre de 2012. La Federación Internacional de Planificación Familiar (en inglés International Planned Parenthood Federation, IPPF) es una organización no gubernamental que trabaja en 189 países a favor de la contracepción y la incopropración del aborto en las legislaciones locales. 

(RED/IV)