La Asociación «Teléfono Arco Iris» contra la pederastia cierra por amenazas

El padre Di Noto denuncia los intereses de organizaciones mafiosas

| 866 hits

ROMA, 3 nov (ZENIT.org).- El «Teléfono Arco Iris», una organización que recogía denuncias sobre abusos cometidos contra la infancia, se ha visto obligada a cerrar al recibir amenazas sumamente graves.



«Arco Iris» es una asociación de voluntariado surgida en la provincia siciliana de Siracusa por iniciativa del sacerdote italiano, el padre Fortunato di Noto. En sus cuatro años de vida, ha dado información a la Magistratura sobre veintinueve mil sitios de Internet de todo el mundo, dedicados a la pederastia y la pornografía infantil.

Gracias a los datos ofrecidos por el padre di Noto, se pudo detectar la red de venta de vídeos sádicos procedentes de Rusia. El escándalo de los vídeos llevó a la dimisión del director del telediario del primer canal de la RAI (cadena de televisión pública) por haber emitido imágenes de torturas.

Durante la última semana, tanto el fundador de la línea, como el fiscal napolitano responsable del caso, Alfredo Ormanni, habían lamentado la falta de apoyo de la alta política de Roma debido al peso del «lobby» pederasta en los partidos y el Parlamento. Ambos recibieron críticas por no hacer públicos los nombres de los altos protectores de la pederastia, pero el popularísimo fundador del «Teléfono Arco Iris» insistió en que sólo expondría la magnitud del problema al presidente de la República, Carlo Azeglio Ciampi.

Ahora, ha tirado la toalla y ha anunciado que el Teléfono Arco Iris cierra y desactivará incluso el sito Internet. La noticia la ha dado la asociación en un comunicado en el que precisa que «ha dejado de existir porque quien tenía la fuerza para defenderlo no lo ha hecho. No es una derrota o, al menos, no es una derrota nuestra».

Las amenazas pueden haber llegado de la mafia rusa pero, sobre todo, de la siciliana puesto que Di Noto afirma que les han obligado a cerrar «mentes refinadísimas», una expresión utilizada en su día por el juez asesinado Giovanni Falcone.

El padre Noto agradece la actitud que hasta ahora había adoptado el obispo de su diócesis, monseñor Giuseppe Malandrino, con respecto a la iniciativa: «De mi obispo --dice el padre Fortunato-- sólo he recibido ánimo y apoyo».

Aunque el padre Di Noto no quiso entrar en detalles sobre las amenazas, el vicepresidente de la asociación de voluntarios de «Arco Iris», Giovanni Arena, precisó un poco más: han llegado de «mentes refinadísimas de la criminalidad organizada que ha consolidado su presencia en el negocio multimillonario de la pederastia».