La audiencia del Papa en su primer miércoles de ceniza

El Santo Padre en la plaza de San Pedro invita a vivir el bautismo y a no acostumbrarnos a las situaciones de miseria, violencia o indiferencia de Dios

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1506 hits

Hoy empieza la Cuaresma y como no podía ser de otra manera, la catequesis de la audiencia general de esta mañana del Santo Padre ha tratado sobre este tiempo litúrgico de preparación para la Pascua. Una animada plaza de San Pedro ha acogido a Francisco esta mañana en torno a las 9.45, que ha hecho su tradicional recorrido en el jeep descubierto, y con ternura ha besado y bendecido a los niños que le acercaban hasta el coche.

En este Miércoles de Ceniza, en una soleada plaza, pero aún con temperaturas bajas, fieles venidos de todo el mundo han escuchado y los más afortunados han dado la mano al Papa. Francisco, en un momento del recorrido, se ha bajado del jeep para charlar un rato con un grupo de escolares y los adultos que les acompañaban, que se encontraban en las primeras filas. 

Este es el resumen de la catequesis que el Santo Padre ha hecho en español:

"Inicia hoy, el Miércoles de Ceniza, el itinerario cuaresmal que nos conduce a la celebración de la Pascua, centro de nuestra salvación. La Cuaresma es un tiempo “fuerte”, un tiempo de conversión, para vivir más auténticamente el Bautismo.

En este tiempo somos invitados a tomar mayor conciencia de las maravillas que el Señor realiza por nuestra salvación.

Vivir plenamente el bautismo nos ayudará a no acostumbrarnos a las difíciles situaciones de miseria, violencia, pobreza o indiferencia de Dios. Son comportamientos no cristianos, son comportamientos cómodos, que narcotizan el corazón.

La cuaresma es un tiempo para recobrar la capacidad de reaccionar ante la realidad del mal; para la renovación personal y comunitaria que nos acerca a Dios; para adherirnos confiadamente a su Evangelio, para mirar con ojos nuevos a los hermanos y a los necesitados; es un tiempo propicio para convertirnos al amor del prójimo; un amor que genera una actitud de gratitud y de misericordia con el Señor, que 'se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza'".

A continuación el Santo Padre ha saludado a los peregrinos de lengua española, "en particular a los grupos provenientes de España, México, Argentina y otros países latinoamericanos. En este tiempo de Cuaresma, invito a todos a invocar con confianza la ayuda de la Virgen María, para que nos acompañe en estos días de oración intensa y de penitencia, para llegar a celebrar, purificados y renovados en el espíritu, el gran misterio de la Pascua de su Hijo. Muchas gracias".

Tras los saludos en las distintas lenguas, Francisco ha dirigido también "un pensamiento especial a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados. Hoy, Miércoles de Ceniza, inicia el itinerario cuaresmal. Queridos jóvenes, os deseo vivir este tiempo de gracia con un auténtico espíritu penitencial, como un retorno al Padre, que a todos espera con los brazos abiertos. Queridos enfermos, os animo a ofrecer vuestros sufrimientos por la conversión de cuantos viven lejos de Dios; y os deseo a vosotros, queridos recién casados, construir con valentía y generosidad vuestra familia sobre la roca firme del amor divino".

Texto completo de la catequesis del Papa