La basílica de Santa Sofía no se convertirá en una mezquita

En las últimas semanas se han producido varios ataques a iglesias en Estambul

Roma, (Zenit.org) Redacción | 912 hits

La basílica bizantina más famosa del mundo, Santa Sofía en Estambul, no se convertirá en mezquita. Según informa hoy el diario vaticano L'Osservatore Romano, el premier turco, Recep Tayyip Erdogan ha sido el que ha puesto fin a la petición de numerosos grupos fundamentalistas islámicos.

La petición de la apertura del Santa Sofía al culto islámico está desde enero a examen en el Parlamento de Ankara, donde el partido del premier, el Partido por la Justicia y el Desarrollo (en el poder en Turquía desde 2002) tiene mayoría absoluta. 

Santa Sofía es la basílica bizantina más famosa del mundo: terminada su construcción en el año 537, fue transformada en mezquita en 1453 con la conquista otomana. En 1935, por decisión de Mustafa Kemal Ataturk, se convirtió en museo: las alfombras fueron retiradas y las decoraciones del suelo de mármol se volvieron a ver después de siglos.

Ahora movimientos islámicos fundamentalistas piden que la basílica se convierta de nuevo en una mezquita. Como afirma el artículo de L'Osservatore Romano, el rechazo de Erdogan se ha leído por parte de muchos analistas como una señal de la voluntad de relanzar la política de cercanía a Europa. Por otro lado, el premier turco ha comenzado las obras para la construcción de una nueva mezquita que se construirá en la colina del lado asiático de Estambul.

En las últimas semanas, han sido tres las iglesias atacadas en Estambul. En el barrio de Kumkapi, en la iglesia armenia de Surp Asdvadzadzin durante la liturgia de Pascua, una persona sin identificar lanzó siete disparos al aire frente a la iglesia. En la pared de la iglesia se encontró una pegatina que precisamente reclamaba la apertura del museo de Santa Sofía como mezquita. También las iglesia evangélica de Nueva Esperanza en Atasehir y la de San Juan en la isla de Burgazada, en el Mar de Mármara han sufrido asaltos. En Atasehir rodearon el edificio y destrozaron los cristales lanzando piedras, el ataque no provocó ningún herido. De una forma similar hubo actos violentos contra la iglesia de San Juan, por un grupo de adolescentes que rompieron varios muebles y destrozaron parte del interior del recinto.