La Biblia Infantil de Ayuda a la Iglesia Necesitada cumple 30 años

Más de 47 millones de ejemplares impresos en 160 lenguas

| 1409 hits

LONDRES, viernes, 11 diciembre 2009 (ZENIT.org).- La organización humanitaria Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) celebra el 30 aniversario de su Biblia del Niño (“Dios habla a sus hijos”). Se han impreso 47 millones de ejemplares de la obra en 160 lenguas, distribuídos en 140 países de todo el mundo.

Maria Zurowski, directora del departamento de Apostolado Familiar de Ayuda a la Iglesia Necesitada, que supervisa la producción de la Biblia del Niño, subrayó la importancia del libro”, informa esta organización en su página web.

“Durante los 30 años de su existencia –afirmó Zurowski--, el libro ha sido un instrumento para llevar el mensaje de Jesús a incontables almas y se ha convertido en un símbolo de esperanza en un mejor futuro para miles de niños y adultos de todo el mundo, en el verdadero espíritu del trabajo misionero de la Iglesia, al que AIN hace su aportación específica”.

Además de ser utilizada por sacerdotes y profesores para la catequesis, también se usa  para ayudar a los niños a aprender a leer, dado que para un número de grupos étnicos es el único libro impreso en su lengua materna.

Zurowski añadió: “En África, hay dos mil lenguas habladas por diversos pueblos a lo largo del continente. Muchos de ellos han tenido que esperar largo tiempo para poder disponer de la Biblia del Niño en su lengua nativa, y muchos más esperan todavía”.

Este es el caso del mambwe, una de las nuevas lenguas en que fue publicado el libro en 2009. La tribu mambwe fue la primera en aceptar la fe católica en Zambia, en 1891, y la Biblia del Niño es uno de los primeros libros impresos en su lengua. Los únicos disponibles hasta ahora eran el Nuevo Testamento y libros de folklore tribal y proverbios.

El libro será distribuido gratuitamente a los catecúmenos y se donarán ejemplares a las escuelas para que pueda ser usado en la enseñanza.

Según Zurowski, el éxito de la Biblia del Niño es su disponibilidad en la propia lengua del niño: “La lengua nativa es la lengua en la que uno reza y se lamenta”.

Desde sus inicios, el proyecto fue posible por los donativos de benefactores de manera que la Biblia del Niño pudiera distribuirse gratuitamente en los países pobres.

En el Reino Unido, la Biblia del Niño se vende a 3 libras y, por cada ejemplar que compran los benefactores, AIN puede enviar tres ejemplares a esos países.

“Es un regalo de los benefactores de AIN a los niños del mundo”, dijo Zurowski. Explicó que la iniciativa de la Biblia del Niño fue del fundador de AIN, el padre Werenfried van Straaten.

En 1979, el padre Van Straaten regaló un primer borrador del libro al Consejo Episcopal Latinoamericano y este enseguida solicitó 1,2 millones de ejemplares en español.

Siguieron rápidamente versiones en inglés, francés y portugués, así como varias lenguas regionales.

El obispo Marc Benjamin Ramaroson de Farafangana, en Madagascar, describió lo importante que fue la Biblia del Niño para ayudar a los niños a conocer su fe.

El prelado dijo: “Cuando acabé mis estudios de teología, vi paquetes de pequeñas biblias, “Dios habla a sus hijos”, que llegaban  la diócesis, en Malagasy.

“Fue providencial para mí como joven sacerdote tener en mis manos tan maravilloso instrumento para iniciar al pueblo en el conocimiento de la Sagrada Escritura, tanto para los niños como para los no tan jóvenes”.

El libro ilustrado a todo color tiene 99 capítulos que contienen los pasajes clave de la  Escritura del Antiguo y Nuevo Testamentos.