La bondad, eje de la Semana de Cine Espiritual de Barcelona

Habla su director, el padre Peio Sánchez

| 742 hits

BARCELONA, lunes, 10 octubre 2005 (ZENIT.org).- Barcelona acogerá del 7 al 13 de noviembre la Semana de Cine Espiritual en la que el eje central será «la bondad».



Aparte de visionar las cintas, habrá comentarios y el primero de ellos lo realizará el obispo auxiliar de Barcelona, monseñor Joan Carrera, a propósito de «Una película hablada» de Manoel d’Oliveira.

Las sesiones tendrán lugar en el cine Lluïsos de Horta. En total son ocho películas con comentario entre las que destacan «Rojo», de Krzysztof Kieslowski, así como «Hotel Rwanda», de Terry George.

En esta entrevista concedida a Zenit el sacerdote Peio Sánchez, profesor de teología sistemática y director de la Semana, alienta a la Iglesia a potenciar la obra de aquellos directores de cine que tienen un trasfondo espiritual.

--¿Qué criterio han seguido para escoger las películas de esta semana del cine espiritual?

--P. Sánchez: La Semana se organiza anualmente bajo un tema de referencia. En esta edición hemos elegido «Los iconos de la bondad». Se trata de recoger un grupo de películas que nos presenten el bien hecho vida en las personas, y de comprender en qué medida su testimonio se convierte en una transparencia de Dios.

--Se han reunido la Delegación de medios de Comunicación del Arzobispado, profesores de teología y otras disciplinas, educadores, aficionados de cine, miembros de asociaciones culturales y representantes de empresas para promover esta iniciativa. Tienen incluso el apoyo del gobierno catalán. ¿Es la primera vez que se consigue esa sinergia, o el año pasado ya fue así?

--P. Sánchez: La primera edición fue un éxito de público y de trabajo conjunto que nos ha dado experiencia para esta segunda edición. El cine es, sin duda, un territorio propicio para el diálogo y el encuentro con la cultura. Además el cine espectáculo ha ido eclipsando una mirada más contemplativa y reflexiva que un tipo de público está deseoso de recuperar.

Y, además, los creyentes tampoco están demasiado acostumbrados a mirar el cine con ojos de fe. En esta dirección queremos ofrecer un servicio que, uniendo la palabra y la imagen, llegue tanto al público general como a un numeroso grupo de jóvenes.

--¿Los grandes directores españoles de cine cabrían en estas jornadas de cine espiritual?

--P. Sánchez: Ciertamente la cultura española no está demasiado preocupada por las cuestiones espirituales. En el cine hay importantes excepciones, actualmente más ligadas al documental que a la ficción como Víctor Erice, José Luis Guerín o más recientemente Mercedes Alvárez.

En el territorio de la ficción tenemos a Rafael Gordon y más distantes pero con inclinaciones Isabel Coixet o Gracia Querejeta. Sin embargo también tenemos mucho cine que se hace en las Escuelas de Cine en esta clave y no llega a estrenarse.

Quizás la Iglesia debería animar más este tipo de cine e invitar a los creyentes a que apoyen a estos directores que empiezan con esta inquietud.

--¿Por qué cine espiritual y no cine religioso? ¿Dónde está la diferencia?

--P. Sánchez: El término «cine espiritual» ha sido acuñado en el Festival Tertio Millenio que se organiza en Roma. Este término es más amplio que cine religioso, que sería el que por temática, protagonistas o ambientes estuviera ligado principalmente a lo religioso.

Sin embargo, el cine espiritual amplía su perspectiva a todas aquellas películas que desde historias auténticamente humanas nos abren al Misterio y nos sitúan en clave espiritual.

--¿Va a invitar a su obispo a seguir el ciclo?

--P.Sánchez: Claro, ha seguido la preparación y participará. El obispo auxiliar Joan Carrera presentará una meditación en torno «Una película hablada» de Manoel d’Oliveira sobre la raíces culturales y espirituales de Europa y el futuro ante el reto del diálogo de civilizaciones.