La Comisión Teológica Internacional excluye el diaconado femenino

Un comunicado aclara informaciones de prensa

| 567 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 17 octubre 2002 (ZENIT.org).- Un documento recién aprobado por la Comisión Teológica Internacional se pronuncia por la exclusión de la posibilidad de ordenar mujeres al diaconado, afirma este jueves un comunicado de la misma Comisión aclarando informaciones de prensa.



En el comunicado distribuido por la Sala de Prensa de la Santa Sede, su secretario general, el padre Georges Cottier, O.P., responde a un artículo publicado por el diario parisino «La Croix» (8 de octubre de 2002) en el que se decía que el documento abriría las puertas al diaconado femenino.

La Comisión Teológica Internacional, grupo de teólogos de reconocimiento internacional coordinado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, aprobó por votación este texto en su última asamblea plenaria, que tuvo lugar en el Vaticano entre el 30 de septiembre y el 4 de octubre.

El padre Cottier, quien es además Teólogo de la Casa Pontificia --tradicionalmente conocido como el «teólogo del Papa»-- en el comunicado aclara que «la Comisión de teólogos, si bien no tiene la tarea de expresarse con la autoridad que es característica del Magisterio, ha presentado dos indicaciones importantes que surgen del estudio del problema».

«Ante todo --afirma--, la Comisión ha constatado que las diaconisas, mencionadas en la tradición de la Iglesia antigua, no pueden ser simplemente asimiladas a los diáconos».

«Para respaldar esta conclusión, el padre Cottier ha constatado que tanto el rito de la institución como las funciones realizadas por las diaconisas las distinguían de los diáconos ordenados», sigue diciendo el comunicado.

Además, el padre Cottier observa en el comunicado que «el estudio de la Comisión ha reafirmado la unidad del sacramento del Orden», que engloba al episcopado, al sacerdocio, y al diaconado.

Si bien el comunicado no lo recuerda, Juan Pablo II en su carta apostólica «Ordinatio Sacerdotalis» (22 de mayo de 1994) concluía declarando «que la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia».

«La distinción entre el ministerio de los obispos y de los presbíteros, por una parte, y el de los diáconos, por otra, debe comprenderse dentro de una más profunda unidad del Sacramento del Orden», aclara el padre Cottier.

«La Comisión ha confirmado esta enseñanza después de realizar un detallado estudio de la tradición eclesial, sobre todo de la doctrina del Concilio Vaticano II y de la enseñanza del Magisterio posterior al Concilio», sigue diciendo.

El padre Cottier ha dicho que «compete ahora al Magisterio pronunciarse de manera autorizada al respecto, a la luz de los elementos que la investigación histórico-teológica de la Comisión Teológica Internacional ha permitido poner de manifiesto».

La Comisión Teológica Internacional ha dedicado más de cinco años de investigación a la problemática de la historia y de la teología del diaconado antes de aprobar el texto del estudio en el curso de la Sesión Plenaria que se concluyó recientemente. El estudio fue encargado por la Congregación par la Doctrina de la Fe.