La comunicación de los tres últimos papas analizada por Lombardi

El portavoz del Vaticano recibe un galardón en la diócesis española de Toledo

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1100 hits

El padre Federico Lombardi, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede y de Radio Vaticano, ha viajado hasta la diócesis española de Toledo para recoger un galardón, en el marco de la conmemoración del XX aniversario de Radio Santa María de Toledo y del XV de Canal Diocesano de TV. El jesuita, ayer por la tarde dio una conferencia con el título "Reflexiones y experiencias sobre la comunicación de tres Papas", en la que puedo compartir su experiencia y algunas anécdotas durante sus veinte años de trabajo en el Vaticano cerca de los tres últimos pontífices. Al evento asistieron el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, monseñor José María Gil Tamayo, y el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez.

Sobre Juan Pablo II, destacó que era muy consciente de la importancia de los medios de comunicación "como vía imprescindible para la difusión de su mensaje", sin que ello supusiera "esconderse de nada" ni dejarse "condicionar o presionar". Por ello, contó cómo Juan Pablo II tenía la costumbre de celebrar un almuerzo de trabajo con su equipo de colaboradores al regresar de sus visitas al extranjero "para conocer el eco de sus viajes en los medios de comunicación y saber si su mensaje había llegado o no".

Recordando al papa emérito Benedicto XVI, reconoció que la relación de este papa con la prensa "fue más difícil" y, aunque tuvo momentos buenos, también algunos complicados. Un ejemplo fue lo sucedido en el viaje a África por la valoración moral sobre el uso del preservativo o cuando tuvo que enfrentarse a las críticas a la Iglesia por los abusos sexuales a niños por parte de sacerdotes, a las que respondió, ha dicho Lombardi, "con gran nobleza intelectual".

Sobre el papa Ratzinger ha manifestado que "nunca descartó ninguna pregunta difícil" y ha elogiado "su enorme capacidad de expresar su pensamiento limpio, de una manera clara, ordenada y concisa, sin inseguridades", lo que le convertía en "un maestro de la comunicación".

A continuación, habló sobre el actual Pontífice, Francisco, del que  elogió su "cercanía humana, directa, franca y valiente", reflejada en los "abrazos y besos que generosamente prodiga".  El padre Lombardi ha bromeado al afirmar que lo que más le "preocupaba" al principio era que el Pontífice argentino se sintiera tan cómodo hablando solamente en castellano e italiano, mientras que sus dos antecesores eran "políglotas".

A continuación reconoció que transcurrido un tiempo y visto el "gran interés" que despierta el papa Francisco en la gente, ha quedado demostrado que "el que no hable inglés" queda compensado por su "extraordinario carisma de comunicador", así como por "su afán de eliminar toda forma de distancia" y por ser "una fuente inagotable de imágenes" que trasladan su mensaje de cercanía y misericordia a todos los rincones del mundo.

El padre Lombardi afirmó que "todos ellos han transmitido el Evangelio siendo creíbles" al difundir "el mensaje de amor y aceptación de Dios hacia todas las personas".

Por otro lado, el padre Lombardi aseguró que "en comparación con el Pontificado anterior no se ha iniciado en el Vaticano una nueva estrategia de comunicación en el sentido de un estudio previo de las actividades, discursos o gestos del Papa con el fin de llamar la atención de los presentes y tener éxito. No hay nueva estrategia planificada desde un despacho". Pero sí se puede afirmar que, por supuesto, los coladoradores del Papa tratan de hacer bien "su trabajo en el campo de la comunicación, utilizando las herramientas adecuadas para difundir las imágenes y las palabras, con el fin de facilitar la adecuada comprensión e interpretación de las mismas.