La comunidad de Taizé congrega a 40 mil jóvenes en Ginebra

El hermano Alois lanza un llamamiento a la reconciliación de los cristianos

| 3914 hits

GINEBRA, martes, 1 enero 2008 (ZENIT.org).- El prior de Taizé lanzó un llamamiento a la reconciliación de los cristianos ante los 40 mil jóvenes reunidos con motivo del encuentro anual de oración organizado por esta comunidad ecuménica, que en este fin de año se celebro en Ginebra.

A los 10 mil chicos y chicas suizos, se les unieron coetáneos de toda Europa, entre los cuales los más numerosos fueron los polacos (9 mil).

Al final de cada jornada de oración y de las actividades en común (el encuentro-peregrinación comenzó el 28 de diciembre y se clausuró este 1 de enero), el sucesor del hermano Roger en la guía de la comunidad de Taizé propuso a los jóvenes una meditación, que ha sido traducida en 30 idiomas.

El 30 de diciembre, el hermano Alois, de origen alemán, lanzó un «llamamiento a la reconciliación entre los cristianos».

«En el pasado, en nombre de la verdad del Evangelio, los cristianos se separaron --recordó el joven prior--. En la actualidad, en nombre de la verdad del Evangelio, queremos reconciliarnos».

«¿Cómo ser creíbles hablando de un Dios de amor si permanecemos separados?», preguntó a los jóvenes que le rodeaban. «No perdamos más tantas energías en oposiciones, a veces en el seno mismo de nuestras Iglesias».

«En Cristo, Dios se reconcilió con la humanidad --aclaró--. Nos acoge en él y nos comunica su propia vida. En este sentido, la reconciliación no es una dimensión del Evangelio entre otras tantas, es el corazón mismo. Es el restablecimiento de una confianza entre Dios y el hombre, y esta transforma las relaciones entre los hombres».

Para promover esta reconciliación, el hermano Alois alentó a los cristianos a encontrarse «en presencia de Dios en la escucha de su Palabra, en el silencio y en la alabanza».

«Encontrarnos así en vigilias de oración, ya es anticipar una unidad, es dejar al Espíritu Santo unirnos desde ahora. Y eso permitirá también seguramente al diálogo teológico avanzar», indicó.

«Podemos preparar tales vigilias en lugares significativos: en la frontera entre dos países, en una prisión, en un barrio que sufre la violencia, con niños abandonados....», sugirió.

«Así podemos contribuir a una civilización más marcada por la confianza que por la desconfianza», señaló.

El prior de la Comunidad concluyó anunciando que la Comunidad de Taizé continuará su «peregrinación de confianza» a través del mundo, organizando un encuentro de oración para los jóvenes en Kenia, en noviembre de 2008.

Reveló al mismo tiempo que el próximo encuentro de jóvenes en Europa tendrá lugar del 29 de diciembre de 2008 al 2 de enero de 2009 en Bruselas (Bélgica).

Por Gisèle Plantec