La Congregación para la Doctrina de la Fe afronta ley natural y Eucaristía

Dos temas decisivos para el diálogo con el mundo y para el ecumenismo

| 555 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 14 enero 2002 (ZENIT.org).- La ley natural, así como la relación Eucaristía e Iglesia, son los temas fundamentales de la asamblea plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe que se celebra del 15 al 18 de enero en el Vaticano.



Lo ha revelado el arzobispo Tarcisio Bertone, secretario del organismo de la Santa Sede, en declaraciones concedidas este lunes a «Radio Vaticano».

La cuestión de la ley natural, según explica el brazo derecho del cardenal Joseph Ratzinger, es decisiva para que la Iglesia pueda entablar un diálogo con el mundo.

«La ley naturalmente tradicionalmente en la Iglesia y en la sociedad humana era la plataforma del diálogo entre creyentes y no creyentes --constata--. Ahora, en cierto sentido esta plataforma se ha hundido y ya no queda otro instrumento de confrontación y diálogo que la voluntad despótica de cada individuo o la así llamada búsqueda del consenso de la mayoría, que lleva a adoptar incluso legislativamente comportamientos que son muy discutibles».

El segundo tema de la asamblea plenaria, la relación entre Eucaristía e Iglesia, tiene una importancia decisiva para el diálogo ecuménico.

«Es una relación fundamental --aclara Bertone--, es una relación original que se remonta a la iniciativa del mismo Cristo, que instituyó la Eucaristía y la entregó a los apóstoles y los apóstoles la han transmitido a la Iglesia. Según un antiguo dicho de los Santo Padres, la Eucaristía hace a la Iglesia y la Iglesia hace la Eucaristía: se da una interacción que hay que profundizar».

Esta reflexión debería tener consecuencias decisivas para afrontar desafíos ecuménicos, como por ejemplo, la intercomunión eucarística.

La asamblea hará un balance de la actividad de la Congregación desarrollada entre el año 2000 y 20001, marcados por documentos decisivos.

El más importante, quizá, fue la Declaración «Dominus Iesus», 6 de agosto de 2000, en la que la Congregación confirma el carácter único de la salvación traída por Cristo y su Iglesia.

El encuentro prestará particular atención, en este sentido, al diálogo que ha mantenido la Congregación con los teólogos, después de adoptar en 1997 nuevas normas con el objetivo de garantizar los derechos y la capacidad de defensa de los mismos.

Este diálogo entre la Congregación y algunos teólogos ha permitido en los últimos años la superación de malas interpretaciones o ambigüedades teológicas atribuidas o presentes en las obras del teólogo de las religiones Jacques Dupuis (belga), del moralista Marciano Vidal (español); y en las tesis en materia de Eucaristía y Liturgia del profesor Reinhad Messner (Innsbruck, Austria).