La conversión de Tamara Falcó en "Estamos de vuelta"

La famosa hija de Isabel Preysler y el marqués de Griñán relata en un libro cómo encontró a Dios en su vida

Roma, (Zenit.org) Redacción | 2418 hits

En la Biblia está "escrito todo lo que me ha pasado a mí antes. Hasta ese momento yo había vivido mi vida sin libro de instrucciones, y eso es la Biblia" porque nos explica de donde venimos, nuestro problema con el pecado, de donde viene el dolor y nos cuenta también de donde viene la alegría que ansiamos en nuestro corazón y cómo vivir hacia ella”. Así, Tamará Falcó cuenta su conversión a la fe católica en el libro que sale hoy a la venta, "Estamos de vuelta". La joven, hija de la modelo filipina Isabel Preysler y el marqués de Griñán, siempre llevó una vida muy vinculada a la prensa rosa, las galas, fiestas elegantes y desfiles de moda. Pero ahora también ocupa titulares por haber manifestado publicamente que ha descubierto a Dios en su vida.

En el libro cuenta además su peregrinación a Medjujorge en agosto de 2012, "un lugar en el que todo huele a Dios”, afirma la joven. En la amplia entrevista realizada por Jesús García, narra todo su proceso de conversión, introduciendo su experiencia de Dios con recuerdos de su infancia, sus primeras oraciones, su discusión con Cristo tras la separación de sus padres o el vacío interior tan grande en el que vivió como preludio de su conversión: “No te puedes ni imaginar lo desesperante que es el llegar casa una tarde y darte cuenta de que tienes todo lo que se puede desear y no eres feliz”.

El autor del libro, Jesús García explica que Tamara está viviendo una "conversión auténtica, preciosa, sin mediadores ni intermediarios”, además de haber sido producto de una comunicación entre un Padre Dios directa al corazón de su hija Tamara”, afirma García.

Tal y cómo se narra en el libro, todo empezó en una librería: "Sentía una melancolía difícil de describir, una soledad en el corazón de la que nadie me podía sacar, en la que nadie podía consolarme. Era una sed de alegría, de felicidad por vivir, no por tener. Entonces me fui a La Casa del Libro y la Biblia fue el único libro que me llamó la atención”, confiesa la joven.

La alegría que descubrió Tamara Falcó en la Biblia se hace viva en un enamoramiento: “Yo estoy en la Iglesia porque me he enamorado de Cristo”.  Sobre la vocación religiosa explica  que si se sintiese llamada se haría monja, pero no ha sentido esa vocación.

¿Y qué enamora de Cristo a una joven como Tamara Falcó? También lo cuenta: “Cristo es mi amigo fiel. Es la proyección viva de lo que mi corazón aspira a ser. Es toda expresión de bondad que se pueda experimentar. No tira la primera piedra, cura a un enfermo aunque sea sábado y se tenga que enfrentar a la Ley, ama a Pedro pese a que le negó tres veces. Es el bien, es la paz, es la verdad. Aunque tú sigues teniendo tus miedos, tus heridas, a partir de Cristo sabes que todo se puede sanar, de verdad, y tener paz. Con Él comienzas a tener esperanza, a ver la Luz”. Y es que “cuando Dios te toca y descubres el amor, no hay corazón que se pueda resistir

Cuenta también que se fue sola al campo, a la casa de su padre, "nadie entendía que yo quisiese estar sola con mi oración, mi Biblia, yendo a Misa al pueblo. En esos días, por primera vez en mi vida, sentí la paz. Ahí descubrí, en esa soledad, buscando la compañía de Dios, que la paz está en Dios”.

"Estamos de vuelta" es la quinta obra literaria de Jesús García (www.jesusgarciaescritor.es), que firmó sendos Best Sellers con Medjugorje (2009) y ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este? (2011), publicados también en LibrosLibres, así como la novela Tíos con suerte (2011) y el trabajo Esclavos en el paraíso (2012).  En la obra entran otros ocho testimonios a parte del de Tamara Falcó, entre ellos el del deportista olímpico Litus Ballbé, hoy seminarista, o el de Natalia Gómez de Enterría, quien ocupara el cargo de Directora de Recursos Humanos de la SGAE y que vivió una asombrosa conversión tras peregrinar a Medjugorje. “También podemos conocer a Javier Catalán, un técnico de la Cadena SER que tras controlar desde la mesa de sonido una entrevista sobre Medjugorje, acabó peregrinando allí y confesándose cuarenta años después”, revela Jesús García.