La creación, libro abierto para alabar a Dios, según el Papa

Medita el Salmo 148, Tedeum del Antiguo Testamento

| 1176 hits

CASTEL GANDOLFO, 17 julio 2002 (ZENIT.org).- Juan Pablo II constató este miércoles que la contemplación de la creación constituye uno de los caminos más directos para descubrir y, sobre todo, alabar a Dios.



«Si las criaturas son bellas, ¿cuánto más bello será el Creador?», preguntó a los cuatro mil fieles que participaron en la audiencia general en el patio de la residencia pontificia de Castel Gandolfo, donde el Santo Padre pasa estos días verano.

En una mañana de lluvia, el pontífice meditó sobre el Salmo 148, un «cántico de las criaturas», conocido como el «Tedeum» del Antiguo Testamento. El mismo obispo de Roma lo definió como «un aleluya cósmico que involucra todo y a todos en la alabanza divina».

Continuando con la serie de meditaciones sobre los cánticos y salmos del pueblo judío iniciada el año pasado, el pontífice explicó la persistente exhortación de este himno que comienza con las célebres palabras: «Alabad al Señor en el cielo, alabad al Señor en lo alto. Alabadlo, todos sus ángeles; alabadlo todos sus ejércitos». Después recorre todas las criaturas.

«Nosotros también somos invitados a asociarnos a este inmenso coro, convirtiéndonos en voz de toda criatura y alabando a Dios en las dos dimensiones fundamentales de su misterio», aseguró el Papa.

«Por un lado tenemos que adorar su grandeza trascendente --aclaró--, porque "sólo su nombre es sublime; su majestad resplandece sobre el cielo y la tierra", como dice el Salmo (versículo 13). Por otro lado, reconocemos su bondad condescendiente, pues Dios está cerca de sus criaturas y sale especialmente en ayuda de su pueblo».

Y concluyó citando las célebres palabras de san Agustín: «Cuando observas estas criaturas, te regocijas y te elevas al Hacedor de todo y a partir de lo creado gracias a la inteligencia contemplas sus atributos invisibles, entonces se eleva una confesión sobre la tierra y en el cielo... Si las criaturas son bellas, ¿cuánto más bello será el Creador?».