La crisis agrava los mecanismos que ofenden la vida, denuncia el Papa

Al referirse a la Jornada por la vida que Italia celebra hoy

| 2380 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo 7 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- Benedicto XVI denunció este domingo, tras rezar el Ángelus ante miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro, que, con la crisis económica se hacen más dramáticos los mecanismos que producen pobreza y ofenden la vida.

“En el actual periodo de dificultad económica, se hacen aún más dramáticos los mecanismos que, produciendo pobreza y creando fuertes desigualdades sociales, hieren y ofenden la vida, afectando sobre todo a los más débiles e indefensos”, afirmó.

De esta manera, el Papa se refirió a la Jornada por la vida que Italia celebró este domingo, e indicó que se une al mensaje que los obispos del país han escrito para la ocasión, sobre el tema “La fuerza de la vida, un desafío en la pobreza”.

Para el Santo Padre, la pobreza y las desigualdades estructurales piden un compromiso con la promoción de “un desarrollo humano integral para superar la pobreza y la necesidad”.

“El fin de la persona no es el bienestar, sino Dios mismo”, declaró, y añadió que “la existencia humana debe ser defendida y promovida en todas sus etapas”.

“Nadie, de hecho, es dueño de su propia vida, pero todos estamos llamados a custodiarla y respetarla desde el momento de la concepción hasta su extinción natural”, dijo.

Concretamente la diócesis de Roma, dedica una atención especial a esta Jornada por la vida, alargándola en la llamada “Semana de la vida y la familia”, iniciativa a la que el Papa auguró el éxito.

El pontífice también pronunció palabras de ánimo para las actividades de los consultorios, asociaciones, movimientos y profesores de universidad comprometidos en el apoyo a la vida y la familia.

Por otra parte, Benedicto XVI expresó su “reconocimiento a los que trabajan más directamente al servicio de los niños, los enfermos y los ancianos”.

Y recordó que este jueves 11 de febrero celebrará la Misa con los enfermos en la Basílica de San Pedro con motivo de la fiesta de la Virgen de Lourdes y Jornada Mundial del Enfermo.