La crisis económica y la pobreza, desafíos para la Europa de hoy

III Forum Europeo Católico-Ortodoxo

| 1462 hits

ROMA, lunes 4 junio 2012 (ZENIT.org).- Por invitación del patriarca de Lisboa, el cardenal José da Cruz Policarpo, tendrá lugar en Lisboa, en el Seminario de Nuestra Señora de Fátima, del 5 al 8 de junio, el Tercer Forum católico-ortodoxo. Vista la actual coyuntura económico-financiera de Europa, el tema "La crisis económica y la pobreza. Desafíos para la Europa de hoy" será el hilo conductor. El foro es promovido por el Consejo de Conferencias Episcopales de Europa y las Iglesias Ortodoxas de Europa.

El tema del encuentro será afrontado desde tres perspectivas: la búsqueda de las causas en el origen de la actual crisis económica; la búsqueda de respuestas comunes y propias de las Iglesias y, por último, el papel que las Iglesias están llamadas a desempeñar en este particular momento de la vida del continente europeo.

"No pretendemos hacer un análisis estrictamente económico-financiero de la actual crisis económica, aunque nos acompañen nuestra reflexión expertos en la materia", afirma el cardenal Péter Erdő, arzobispo de Esztergom-Budapest y presidente del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa (CCEE).

"Somos conscientes de que la actual degradación económica, que cuestiona nuestros mismos modelos de sociedad, es sólo la punta del iceberg y tiene orígenes mucho más profundos que pueden encontrarse en formas "desviadas y extremas" de fenómenos en principio "neutros o buenos" como la globalización y el desarrollo científico, técnico y mediático, pero que interpretados por modelos antropológicos y culturales equivocados, han tenido fuertes consecuencias negativas ético-morales, en el ámbito social, político y económico".

Y añade: "Muchos han evocado el inicio de un colapso económico total, que en definitiva no es otra cosa que el ocaso de un modelo cultural, impregnado de liberalismo incontrolado y desenfrenado, que pone el beneficio económico por encima del bien de la entera persona humana, que pone el éxito individual por encima de la solidaridad en las micro y macro relaciones humanas, y que no comprende que la felicidad del individuo y el bien común promovido en la subsidiariedad no se excluyen sino que se presuponen mutuamente".

"Para superar la cuesta de esta crisis --añade--, no hay otra solución que volver a aprender a amar. Sí, sólo una economía del amor que pone el amor al hombre, su trabajo, por nuestras sociedades puede permitirnos afrontar esta difícil situación. Un amor que para nosotros los cristianos encuentra su referencia en la figura de Jesucristo verdadero modelo y maestro. Por este motivo, en Lisboa, nos preguntaremos si es posible, o necesario, encontrar alguna conexión entre una vida cristiana auténtica y el mundo de la economía, o sea vivir la santidad en la economía; cómo llevar por ejemplo al mundo económico el valor evangélico y espiritual de la gratuidad, y la virtud personal y comunitaria de la caridad, o cómo promover el desarrollo integral de la persona y de la familia humana".

Las jornadas se sucederán con momentos de trabajo y de oración en un espíritu de mutua fraternidad.

Se señalan en especial dos citas abiertas al público: la oración ecuménica del miércoles 6 de junio, a las 19 horas, en el Colegio Buen Suceso, y la participación de los delegados en la misa solemne de la festividad del Corpus Christi, el jueves 7 de junio a las 11,30 horas en la catedral de Lisboa.