La Cuaresma vivida en la familia, escuela y parroquia

Catequesis para toda la familia

Madrid, (Zenit.org) Luis Javier Moxó Soto | 2623 hits

Iniciamos con esta columna una sección dedicada a la catequesis para la familia a cargo de Luis Javier Moxó Soto*, persona especialmente acreditada para ello. De este modo ampliamos y enriquecemos la oferta informativa de ZENIT, dirigiéndonos a un público que, si de modo directo es adulto, pretende llegar a través de este al lector juvenil e infantil.

*****

Empezamos este tiempo dedicado a la preparación de la celebración de la Pascua. Hay muchos y variados motivos para una buena disposición con la oración y escucha de la Palabra de Dios. También con el fomento de actitudes de reconciliación y de perdón con Dios, con los demás y con uno mismo. Hacemos también en este tiempo memoria del Bautismo. En este año de la fe es particularmente importante que meditemos en familia sobre nuestra iniciación y maduración cristiana.

No viene mal recordar que todos los fieles estamos obligados a hacer penitencia, pero es preciso que podamos vivirla con un sentido. Para ello la Iglesia ha fijado unos días y unas prácticas penitenciales para dedicarnos especialmente a la oración, a las obras de piedad y caridad, observando incluso el ayuno y la abstinencia.

Hay que aclarar que todos los viernes del año y el tiempo de Cuaresma son días y tiempos llamados penitenciales. A no ser que coincida con una solemnidad, los viernes debe guardarse abstinencia de carne. Especialmente el ayuno y la abstinencia se guardan el Miércoles de Ceniza (que este año es el próximo 13 de febrero) y el Viernes Santo (29 de marzo).

Esta ley de abstinencia obliga a los que hayan cumplido catorce años. La ley del ayuno a todos los mayores de edad hasta los cincuenta y nueve años. Se aconseja también la formación en ese espíritu a los que aún no hayan alcanzado esa edad mínima para participar en dichas prácticas.

Las normas corresponden a la conferencia episcopal propia, pero por poner un ejemplo con la española, ésta establece la posibilidad de sustituir, según la libre voluntad de los fieles, por cualquiera de estas prácticas recomendadas por la Iglesia: lectura de la Sagrada Escritura, limosna (en la cuantía que cada uno estime en conciencia), otras obras de caridad (visita de enfermos o atribulados), obras de piedad (participación en la Santa Misa, rezo del Rosario, etcétera) y mortificaciones corporales (como privarse de algún capricho o privarse durante un tiempo de fumar o algo por el estilo). Sin embargo, en los viernes de Cuaresma debe guardarse la abstinencia de carnes, sin que pueda ser sustituida por ninguna otra práctica. El deber de abstinencia de carnes dejará de obligar en los viernes que coincidan con una solemnidad y también si se ha obtenido la legítima dispensa.

En cuanto al ayuno que ha de guardarse el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo, consiste en no hacer sino una sola comida al día; pero no se prohíbe tomar algo de alimento a la mañana y a la noche, guardando las legítimas costumbres respecto a la cantidad y calidad de los alimentos.

Estos gestos y prácticas corren el peligro de desvirtuarse si no les damos su verdadero sentido y significado interior que es el de la conversión y el esfuerzo de la renovación pascual. Así hemos de trasmitírselo a nuestros hijos, alumnos y catecúmenos, niños y adolescentes, en el seno de la familia, de la escuela y la parroquia.

El Papa Benedicto XVI al proclamar el Año de la Fe desea que nos renovemos y nos convirtamos al Señor Jesús, nos pongamos de pie y afrontemos con valentía la situación de una fe que va languideciendo en muchos bautizados o que se ha perdido del todo.

La fe es compañera de vida y es el encuentro con una Persona que ofrece un nuevo horizonte a la vida. Procuremos comenzar y trasmitir a todos esta Cuaresma con ese espíritu de conversión.

*Luis Javier Moxó Soto nació en Santander, España, en 1960. De 1994 a 2000, fue responsable de Comunicación y Promoción en la editorial San Pablo. Usa internet como espacio para la evangelización. Publicó enlaces de la Iglesia católica en el mundo y, fue traductor del inglés en la Enciclopedia católica online. Desde 2004, es articulista en prensa, presentador y contertulio de radio, webmaster y blogger (blogspirit.com), en 2006, con 34 colaboradores de diversos países para periodistadigital.com. Es autor, editor y responsable del blog "Echad vuestras redes", alojado en www.religionenlibertad.com. Desde 2006, es profesor de Religión Católica en un colegio público de Castilla La Mancha, mientras se gradúa en Ciencias Religiosas. Es miembro de la Fraternidad de Comunión y Liberación y delegado diocesano de dicho movimiento en Toledo. Está en Facebook, administra el grupo internacional de Blogueros católicos, y en Twitter. Colabora como partner en Aleteia.