La Cuarta Cruzada, herida entre católicos y ortodoxos

Entrevista el autor de un libro histórico sobre el argumento

| 1502 hits

VARESE (ITALIA), lunes, 20 septiembre 2004 (ZENIT.org).- Historiadores de todo el mundo se dieron cita en agosto en Estambul, lugar de la sangrienta batalla de la Cuarta Cruzada (1204) para participar en el congreso organizado por la Society for the Study of the Crusades and the Latin East (SSCLE), con el título «Sobre la Cuarta Cruzada, antes y después».



Durante el congreso, los estudiosos elogiaron el libro de Marco Meschini sobre esta cruzada: «1204: La incompleta. La cuarta cruzada y las conquistas de Constantinopla» (1204: L’incompiuta. La quarta crociata e le conquiste di Costantinopoli» ( HREF="http://www.ancoralibri.it">Editorial Ancora).

Hace ochocientos años, la Cuarta Cruzada supuso la conquista de Constantinopla, capital del Imperio bizantino cristiano-ortodoxo. Fue un acontecimiento dramático, a menudo evocado entre las razones que todavía hoy separan a católicos y ortodoxos. ¿Pero qué sucedió exactamente?

Zenit le ha planteado la pregunta a Marco Mechini, historiador de la Universidad Católica de Milán y autor del libro.

--¿La conquista de Constantinopla estaba en los objetivos de la cruzada?

--Meschini: No. La cruzada era una peregrinación armada con el fin de defender la cristiandad: reconquistar los Santos Lugares en Tierra Santa o bien la lucha contra los musulmanes en España.
En el 1198 el Papa Inocencio III quería que una expedición reconquistara Jerusalén, caída en 1187. La desviación a Constantinopla fue algo excepcional, que no estaba previsto.

--¿Por qué se quedó «incompleta» la Cuarta Cruzada?

--Meschini: Cuando el cuerpo de la expedición principal de la Cruzada llegó a Venecia en el año 1202, faltaban hombres y dinero para ir a Egipto y de allí a Tierra Santa, como estaba programado. Los venecianos propusieron entonces la conquista de una ciudad cristiana, Zara, que se había rebelado.

Los comandantes cruzados, a pesar de la oposición de muchos, aceptaron la idea con el objetivo de cubrir sus deudas. El Papa después excomulgó a los venecianos y a una parte de los cruzados.

--Pero, ¿por qué llegaron hasta Constantinopla?

--Meschini: Después de la conquista de Zara se presentó Alejo IV, un joven pretendiente al trono bizantino, cuyo padre había sido depuesto.

Alejo hizo esta propuesta: si le ayudaban a convertirse en emperador, extinguiría las deudas de los cruzados y ayudaría a reconquistar Jerusalén. Los venecianos y los jefes cruzados aceptaron, dejando atrás a los que no se podían oponer.

--¿Y el Papa?

--Meschini: Estaba en contra, pues, según él, la Cruzada no tenía que entrometerse en los turbios asuntos bizantinos. Pero fue incapaz de hacer valer su posición y no fue escuchado. Así pues, en 1203, los cruzados conquistaron Constantinopla a beneficio de Alejo IV.

--¿1203? Entonces, ¿por qué se habla del 1204?

--Meschini: Porqué Alejo IV no consiguió pagar lo prometido y los bizantinos lo eliminaron, eligiendo un nuevo emperador, Alejo V. Este desafió a venecianos y cruzados, pero perdió: el 12 de abril del 1204 estos últimos tomaron la capital y fundaron el Imperio Latino de Oriente.

--Se dice que la conquista acarreó una masacre horrible…

--Meschini: Lamentablemente hubo muertos por ambas partes. Pero la masacre desenfrenada de la que tanto se ha hablado no encuentra confirmación en las fuentes que conocemos. Sobre todo no ha podido verificar la voluntad de provocar víctimas inocentes. De todos modos, la ciudad fue saqueada y devastada por un incendio.

--Y Jerusalén, ¿cayó en el olvido?

--Meschini: Algunos cruzados, sobretodo los que se opusieron a las conquistas de Zara y Constantinopla, llegaron a Tierra Santa.

Pero eran demasiado pocos para obtener resultados importantes. Sin embargo, su comportamiento cambia profundamente nuestro juicio sobre los acontecimientos: no es verdad que el Occidente católico hubiera querido conquistar la capital de la Ortodoxia: fue un error grave, por parte de algunos, pero no tenían el título como para representar a todo el catolicismo.

--Y, sin embargo, parece que los ortodoxos no consiguen perdonar aquel desastre a los católicos.

--Meschini: El problema es doble. Primero, los nuevos jefes eligieron a un emperador y a un patriarca latinos, sin tener en cuenta el hecho de que ya existía un patriarca ortodoxo, y, sobre todo, que el jefe de la ortodoxia era precisamente el emperador. Con lo cual no fueron aceptados por los bizantinos, aunque se dieron intentos.

--¿Y el segundo factor?

--Meschini: El Papa fue arrollado por los acontecimientos. Inocencio III no había querido aquella extraña conclusión de la Cruzada, y sin embargo Dios --según la mentalidad medieval-- parecía haberla querido.

De este modo aceptó el hecho acontecido, con la esperanza de que la Iglesia bizantina se sometiera a la romana.

Ahora bien, el primado del Papa es precisamente una de las cuestiones más delicadas entre católicos y ortodoxos, y la Iglesia bizantina se opuso. La unión no puede ser impuesta, debe ser consensuada y libre.

--¿Hay esperanza para el futuro?

--Meschini: La completa reconciliación entre catolicismo y ortodoxia es uno de los retos más altos para la Iglesia del Tercer Milenio. Me parece que el camino a seguir ya está trazado: Pablo VI y el Patriarca ecuménico Atanágoras revocaron en 1965 la famosa excomunión del 1054 y Juan Pablo II, en mayo del 2001, pidió perdón a los ortodoxos por los excesos del 1204. Purificar la memoria a la luz de la verdad y, sobre todo, amar al hermano en la comunión que viene de Cristo es lo que nos toca a nosotros hoy en día.