La curación de las víctimas debe ser de suma importancia

Mensaje del papa al simposio internacional Hacia la curación y la renovación

| 1610 hits

CIUDAD DEL VATICANO, martes 7 febrero 2012 (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación el texto, traducido del original en inglés, del mensaje que el cardenal secretario de Estado Tarcisio Bertone SDB ha enviado en nombre de Benedicto XVI al rector de la Universidad Pontificia Gregoriana, padre François-Xavier Dumortier SJ, con motivo del simposio internacional “Hacia la curación y la renovación”. El congreso relanza el empeño de la Iglesia católica por la protección de los abusos sexuales de los menores y de las personas vulnerables.

***

Ciudad del Vaticano, 30 de enero de 2012

Estimado padre Dumortier:

El Santo Padre envía un cordial saludo a todos los participantes del Simposio "Hacia la curación y la renovación", que tendrá lugar del 6 al 9 de febrero de 2012, bajo los auspicios de la Pontificia Universidad Gregoriana y le asegura sus oraciones por esta importante iniciativa. Pide al Señor que, a través de sus deliberaciones, muchos obispos y superiores religiosos de todo el mundo puedan recibir ayuda para responder, al estilo de Cristo, a la tragedia del abuso de menores.

Como Su Santidad ha mencionado a menudo, la curación de las víctimas debe ser de suma importancia en la comunidad cristiana, y debe ir de la mano de una profunda renovación de la Iglesia en todos los niveles. Nuestro Señor nos recuerda que todo acto de caridad, incluso hacia el más pequeño de nuestros hermanos, es un acto de caridad hacia Él (cf. Mt 25,40). El Santo Padre por lo tanto, apoya y alienta todos los esfuerzos para responder con caridad evangélica al reto de proporcionar a los niños y adultos más vulnerables, un ambiente eclesial propicio para su crecimiento humano y espiritual. E insta a los participantes del Simposio a seguir recurriendo a la amplia gama de conocimientos especializados, con el fin de promover en toda la Iglesia una fuerte cultura de protección eficaz y apoyo a las víctimas.

Encomendando la labor del Simposio a la intercesión de María, Madre de la Iglesia, imparte con satisfacción su bendición apostólica a todos los participantes, como prenda de fortaleza y paz en el Señor.

Sinceramente suyo en Cristo,

Cardenal Tarcisio Bertone SDB Secretario de Estado