La Custodia de Arfe tendrá un papel protagonista en la JMJ

500 años de orfebrería en la Vigilia de Cuatro Vientos

| 1893 hits

MADRID, miércoles, 14 julio 2010 (ZENIT.org).- La vigilia de la JMJ con el Papa, la noche del sábado 20 de agosto de 2011, culminará con una adoración eucarística en la que se utilizará un obra maestra de la orfebrería española.

Se trata de la Custodia de Arfe, famoso ostensorio de casi 500 años de antigüedad, y que serña usada el año que viene en uno de los actos principales de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se celebrará en Madrid.

Esta custodia es conocida popularmente por utilizarse en la procesión del Corpus Christi que se celebra todos los años por las calles de Toledo. Mide casi tres metros de alto y está elaborada en oro y plata, informa la Oficina de Prensa de la JMJ.

La custodia de Arfe es el máximo exponente de la orfebrería española. Data de 1524, año en que el platero alemán Enrique de Arfe la terminó tras 9 años de trabajo.

Francisco Portela, catedrático de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid, manifiesta que es “el mejor ejemplo de la platería española de todos los tiempos” y destaca que “la ocasión para la que se trae a Madrid bien merece la pena”.

El deán de la catedral de Toledo, Juan Sánchez, declara que “hemos cedido gustosamente la custodia para la celebración de la JMJ pensando en el fin tan grande para el que va a servir”.

Los orígenes de las custodias eucarísticas se remontan al siglo XIII que es cuando se instaura la fiesta del Corpus Christi. En ese momento nace la fabricación de las custodias.

Portela explica que, “a finales del siglo XIV y principio del XV, tienen su desarrollo monumental tanto en las catedrales como en las procesiones para las que se usan”.

Es en Flandes y Alemania donde más se desarrollan, y precisamente de esas tierras proviene la familia de los Arfe, plateros expertos en el arte de la orfebrería.

Juan de Arfe recibe primero el encargo de realizar las custodias de las catedrales de León y Córdoba. La de Toledo representa su obra maestra. La parte central, el ostensorio, pertenece a una custodia adquirida por Isabel la Católica.

Tras los trabajos de Arfe, España se convirtió en el referente mundial en cuanto a la construcción de las custodias monumentales.

Portela destaca de las custodias que “a través de ellas se puede seguir la evolución de la historia de la arquitectura”. En la obra de Arfe se pueden apreciar todos los elementos del estilo gótico en el que se inspira: arbotantes, pilares y columnas.

La adoración eucarística de Cuatro Vientos permitirá que multitudes de jóvenes puedan contemplar y admirar una obra de arte única en el mundo, usada como pensaron sus autores, y redescubran el valor del arte en la liturgia.

Se puede descargar material audiovisual de la custodia en:

http://www.oficinadeprensajmj2011.com/downloads.