La educación ofrece a refugiados y desplazados forzosos el alimento para ser los líderes del mañana

Acuerdo entre el ACNUR y los jesuitas para mejorar su acceso a la educación superior

Madrid, (Zenit.org) Redacción | 713 hits

La agencia de la ONU para los refugiados ACNUR y el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), mediante su contraparte, la iniciativa Jesuit Commons: Educación Superior en los Márgenes (JC:HEM), han firmado un acuerdo para mejorar las oportunidades de educación superior de los refugiados y otras personas desplazadas por la fuerza a través de cursos online y presenciales.

El acuerdo amplía el acceso a los cursos online para los estudiantes refugiados y desplazados a varios países más, donde el ACNUR y el JRS operan.

"Desplazados a la fuerza y con frecuencia viviendo en los márgenes de la sociedad, hemos visto cómo la educación ofrece a los refugiados el alimento intelectual para convertirse en los líderes del mañana. En medio de los conflictos y la inestabilidad, la educación puede ser una forma de sanar a los refugiados hambrientos para reconstruir su comunidades", dijo Peter Balleis SJ, director del JRS Internacional.

Cientos de desplazados forzosos en Jordania, Kenia y Malawi ya se han matriculado en los cursos online de educación superior y diplomaturas de la Regis University de Denver, en el estado de Colorado, así como otros cursos que ofrecen otras universidades jesuitas. Este acuerdo amplía el esquema a los refugiados en otros países. Las evaluaciones ya están en marcha en el Chad y pronto se realizarán en otros lugares para aumentar las oportunidades educativas de los refugiados.

"Garantizar el acceso a la educación es un derecho universal y una prioridad para el ACNUR en todas sus operaciones. La educación es un proceso continuo. Además de la educación primaria y secundaria, el ACNUR también quiere proporcionar oportunidades a los estudiantes refugiados de educación superior, pero nuestra limitación de recursos ha sido un obstáculo a nuestros esfuerzos", dijo Volker Türk, director de Protección Internacional del ACNUR, aplaudiendo el acuerdo.

Esta alianza está estudiando la posibilidad de ofrecer cursos a distancia en diferentes idiomas. Se planea desarrollar un programa de estudios que fortalezca las capacidades de los refugiados y de las comunidades de acogida. Los alumnos que estudien en los centros de aprendizaje del JRS recibirán el apoyo académico de tutores de la organización sobre el terreno. También se beneficiarán de la formación online y de profesores que les guiarán, procedentes de instituciones de educación superior de todo el mundo.

"Sólo un pequeño porcentaje de los estudiantes tienen en la actualidad acceso a la educación superior. Utilizando las nuevas tecnologías, hemos acercado las universidades a los refugiados. Esperamos que este acuerdo haga que la oferta de educación de tercer nivel a los refugiados sea la norma más que la excepción en el futuro", dijo Maria McFarland, directora internacional del JC:HEM.

En 2012, el ACNUR presentó una estrategia de educación a cinco años que tiene como objetivo incrementar el acceso a la educación superior, ampliar el número de becas universitarias y desarrollar el acceso a programas acreditados de aprendizaje a distancia para los refugiados.

Además, el actual convenio fortalece las asociaciones del ACNUR con las organizaciones religiosas y confesionales que trabajan en el sector humanitario, siguiendo el diálogo sobre fe y protección de los refugiados impulsado por el Alto Comisionado, António Guterres. Los líderes religiosos y expertos en la fe se reunieron en Ginebra en diciembre pasado para hablar sobre cómo los valores de las religiones del mundo sostienen la protección de refugiados y la acción humanitaria para millones de personas desplazadas y apátridas.