La educación, prioridad de la Iglesia en Australia; según el nuncio

Interviene en la apertura de la Asamblea Plenaria de la Conferencia

| 921 hits

SYDNEY, miércoles, 6, diciembre 2006 (ZENIT.org).- Los fieles deben estar bien preparados para vivir su fe con la provisión de una sólida formación, tanto en las escuelas como en la edad adulta, advierte el nuncio apostólico de Australia.



El arzobispo Ambrose de Paoli hizo esta observación y se centró en el valor de la educación durante su intervención en la sesión de apertura, el miércoles pasado, de la Asamblea Plenaria de la Conferencia de los Obispos Católicos de Australia (http://www.acbc.catholic.org.au).

De hecho «la escuela católica representa una gran parte de la formación en la fe, si bien no es la única», reconoció.

El prelado subrayó ante los prelados que ellos cuentan en el país con un «envidiablemente extenso, fuerte y con justicia estimado sistema de escuelas» «que presta servicio a la Iglesia y a la Sociedad».

«Para mantenerlo así --apuntó--, es necesario una revisión periódica respecto a su doble desafío fundamental».

Y recordó la reciente conferencia de la Comisión Nacional de Educación Católica --organismo que designa el episcopado australiano--, la cual planteó a cuantos están implicaos en la educación católica la doble cuestión: «¿Cómo lo estamos haciendo? ¿Y qué deberíamos estar haciendo?».

«Con bastante facilidad aludimos a una sociedad cambiante, lo cual es cierto –advirtió el representante papal-, pero esa sociedad cambiante contribuye, además de hacerlo a una cierta reflexión, a la “catolicidad cambiante” de nuestros fieles y de nuestros estudiantes. Y esto toca la esencia del “porqué” de las escuelas católicas».

Igualmente observó que la educación en la fe no se limita a los niños en las escuelas católicas.

El tema de la formación de los adultos y el de guiarles en una mayor comprensión de la fe «es tal vez un desafío incluso mayor que el de formar a los niños, y, a lo mejor, hasta más importante, y esto es especialmente cierto cuando los adultos son padres», recalcó.

La primera escuela católica en Australia se abrió en 1820. Según estadísticas nacionales de 2001 –que cita el episcopado australiano- en el país hay 1.697 escuelas católicas, con más de 656.000 estudiantes y más de 40.600 profesores a tiempo completo. Las escuelas católicas tienen, pues, matriculados al 19,5% de los 3,1 millones de estudiantes de Australia.

Los obispos católicos del país y sus autoridades educativas también orientan las necesidades formativas religiosas de los estudiantes católicos brindando su asistencia a escuelas no católicas, sean éstas del gobierno o no.

En el país hay dos universidades católicas: «Australian Catholic University» (ACU) --con 9.200 estudiantes-- y «Notre Dame Australia» (NDA) --con mil alumnos matriculados--.

Igualmente se registran cifras en aumento, en materia de formación de adultos, en ACU, NDA y facultades teológicas, y están en marcha programas de formación para adultos en parroquias.