La educación sexual, en casa, piden los obispos de Filipinas

Ante el proyecto de implementar programas de educación sexual en las escuelas

| 2494 hits

MANILA, jueves 3 de junio de 2010 (ZENIT.org).- Los niños deben recibir de sus padres la educación sexual, señaló la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas en respuesta a un anuncio del Departamento de Educación de implementar este curso programas de educación sexual en las escuelas de primaria y secundaria.

El secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Juventud de la conferencia episcopal, Conegundo Garganta, explicó que en la enseñanza de educación sexual a los niños debe considerarse seriamente el nivel de madurez social.

En este sentido, indicó que es a partir de los 17 años cuando “podríamos decir que los chicos están más maduros para manejar esos temas”, declaró, según recoge la página web de la conferencia episcopal.

Respecto a los programas escolares de educación sexual, cuya implementación se anunció el pasado 31 de mayo, el episcopado considera que están demasiado centrados en las facultades reproductivas.

El portavoz de los obispos, monseñor Pedro Quitorio, lamentó que la educación sexual propuesta por el Gobierno conceda más atención a los aspectos físicos de las relaciones sexuales que a los valores que las envuelven.

Los obispos advirtieron que este tipo de educación no ayuda a reducir la promiscuidad entre los jóvenes.

La secretaria de Educación del Gobierno de Filipinas, Mona Valisno, anunció que se reunirá en los próximos días con representantes del episcopado para tratar este controvertido programa de educación sexual en la escuela, financiado con el Fondo de Población de la ONU.

Valisno explicó que el programa se probará inicialmente en 80 escuelas públicas de educación primaria y en 79 escuelas públicas de educación secundaria y aseguró que no incluirá información sobre métodos anticonceptivos artificiales.