La especulación y volatilidad de precios agrícolas podrán ser combatidos

FAO: "Un fenómeno que desde 2007 golpea a consumidores y productores pobres en todo el mundo"

| 1178 hits

ROMA, viernes 6 julio 2012 (ZENIT.org).-La volatilidad de los precios de los productos agrícolas y el papel de la especulación, este fue el tema central de la mesa redonda que se realizó hoy en esta ciudad, en la sede de la agencia de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con la presencia del presidente de la República Dominicana, Leonel Fernández, y el director general de la FAO, José Graziano da Silva. Un fenómeno innegable que entretanto necesita datos científicos para ser combatido, los cuales serán disponibles dentro de pocos meses gracias al sistema SIMA.

La Santa Sede siguió el debate del delicado tema, a través de su observador permanente, el nuncio apostólico, Luigi Travaglino, puesto que la especulación es particularmente sufrida por los países y personas más pobres del planeta,

Interrogado por ZENIT en la rueda de prensa realizada en la FAO, el presidente Fernández indicó que la reunión sirvió “para profundizar el problema del alza y la volatilidad de precios de alimentos, y el impacto a nivel de gobierno, a nivel de familias, para establecer mecanismos que den mayor transparencia y mayor regularización de los mercados que en los últimos años han estado trabajando de manera anómala”.

“Queremos una relativa estabilidad de los precios” indicó el presidente dominicano y añadió: “Nuestros países están sufriendo mucho la volatilidad, porque faltan las previsiones y no los países productores o exportadores no tienen manera para manejar a mediano y largo plazo la evolución de sus economías”.

Constató que en la reunión “no ha habido consenso pues no hay suficiente información para establecer análisis científicos profesionales irrefutables”. Pues si bien la FAO para solucionar el problema ya puso en marcha un mandato del G20 destinado a realizar un Sistema de información de mercados agrícolas (SIMA), “los datos de los que ya se dispone sobre transacciones físicas y de actores no comerciales aún no son suficientes”.

“Aún peor, si quisiéramos saber –-prosiguió el presidente- el volumen de transacciones bursátiles, y quienes fueron los actores que invirtieron en los diversos productos, nadie tiene la información”.

“Entretanto el hecho que no se tenga esa información no significa que el fenómeno de especulación financiera no exista”, dijo. Y añadió “que hay factores que existen y no pueden ser negados, como la existencia de inversores institucionales y no comerciales que diez años atrás no participaban en el mercado y que el volumen de capital que invierten es mayor que el de los inversores tradicionales y este es un dato irrefutable”. O sea el valor de los papeles sobre las transacciones es muy superior al valor de las transacciones físicas.

Y recordó que “el solo hecho que el G77 más China haya tenido un consenso en las Naciones Unidas sobre la propuesta presentada por la República Dominicana, demuestra el malestar existente a nivel internacional. Y esto requiere que se dé atención al problema con medidas de transparencia, información y regulación sobre quienes participan en los mercados”.

“No es sólo un problema de alimentos, energético o de metales --prosiguió- es un problema sistémico que tiene que ver con el sistema financiero global. Y así como se están planteando reformas al sistema financiero, en Estados Unidos y en Europa con directivas orientadas a la regulación del sistema financiero internacional”.

Interrogado por Notimex, sobre la momentánea baja de los precios alimentarios y las perspectivas sobre el cambio climático, el director general de la FAO, José Graziano indicó que “la caída de precios sucede siempre final del primer semestre, cuando los agricultores de Asia y África realizan sus plantaciones y esto puede desanimar a los campesinos”.

Influye también el precio del petróleo y la sequía del maíz en Estados Unidos. “El maíz es por así decir el petróleo de la cadena alimentaria, y en consecuencia afecta al trigo y arroz, etc”.

De todos modos precisó que es “una situación diversa de la existente en 2009 sobre todo por la existencia de stocks de arroz, que es lo que produce las revueltas”. Indicó que los precios no bajarán más si bien pesa en el precio un juego de mercado.

"La excesiva volatilidad de los precios de los alimentos, especialmente a la velocidad a la que se ha venido produciendo desde 2007, tiene un impacto negativo tanto en los consumidores pobres como en los productores pobres en todo el mundo", dijo Graziano.

Recordó que los stocks, son los que definen los precios y esa es la información más difícil de obtener. “Con el SIMA esa información será fideligna, no para hacer un juego de información ni para manipular estos mercados”. Y concluyó: “Las informaciones fiables evitarán la especulación”.

El secretario del SIMA, Abdolreza Abbassian, indicó a ZENIT que el sistema ya está en marcha, y se espera que hacia final de año ya se tengan los datos confiables al menos de los principales países productores de alimentos.