La evangelización de la ex URSS, una «cuestión de laicos»

Entrevista con el vicario general de la diócesis de Kiev

| 494 hits

KIEV, 12 octubre 2003 (ZENIT.org-Avvenire).- La capital ucraniana ha sido la sede del primer congreso de laicos católicos de la Europa del Este clausurado este domingo como «un deber indispensable tras setenta años de marginación forzosa».



Así lo considera el padre Wieslaw Stepien --vicario general de la diócesis de Kiev y organizador del encuentro, promovido por el Pontificio Consejo para los Laicos-, quien revela que la idea de tener un congreso sobre los laicos del Este en Ucrania «prácticamente nació al día siguiente de la visita del Papa, en junio del 2001».

En esta entrevista, el padre Stepien desvela la importancia que ha encerrado este encuentro para la Iglesia y los fieles laicos del Este.

--Los congresos de laicos son habituales en Occidente. Aquí sin embargo es la primera vez que se organiza. ¿Por qué?

--Padre Wieslaw Stepien: Aquí el hombre ha sido destruido por setenta años de comunismo; todos los ámbitos de actividad humana, a nivel profesional, social o comunitario, fueron controlados por largo tiempo por un régimen totalitario. Y la Iglesia sobrevivía a duras penas, limitada al ejercicio del culto. No tenía sentido hablar de una presencia de los laicos en la universidad o en el trabajo. Por esto, se han necesitado más de diez años para llegar a un encuentro de estas características.

--¿Significa que la Iglesia en el Este siempre ha sido más bien
clerical?


--Padre Wieslaw Stepien: Exactamente. Pero, como he dicho, se debía a las circunstancias externas, no a la voluntad de la jerarquía, que siente fuertemente la exigencia de tener un laicado maduro y responsable que sea el agente principal de la actividad misionera.


--¿Está cambiando algo?

--Padre Wieslaw Stepien: Sí. Basta con pensar que en Ucrania los católicos son cinco millones, o bien cerca del 10% de la población, y la mitad de ellos son practicantes. Sienten todo el peso de ser cristianos en una sociedad que se está laicizando rápidamente, con los fenómenos de degradación social y moral típicos del post-comunismo. Además, hay otro motivo que hace cada vez más urgente la cuestión de los laicos.

--¿Cuál es?

--Padre Wieslaw Stepien: Los sacerdotes son pocos y el territorio es muy extenso. Naturalmente no hablo sólo de Ucrania, sino de toda la Unión Soviética. La nueva evangelización hacia el Este pasa sobre todo por el testimonio de los creyentes de a pié.

--El Papa ha enviado al congreso un mensaje rico en contenido. La asamblea lo ha recibido con un gran aplauso. Se sentía algo especial entre esta gente y el Santo Padre. ¿Cómo lo explica?

--Padre Wieslaw Stepien: Es natural que sea así. En el fondo, este congreso quiere ser también un homenaje a todo lo que Juan Pablo II ha hecho y sigue haciendo por los países del Este. Su visita a Ucrania volvió a encender en el alma de muchas personas el sentido religioso. Invitar a los representantes de los laicos de todos los antiguos países soviéticos es nuestro regalo por el 25º aniversario de pontificado.