La exhortación papal sobre Medio Oriente "no es un programa político"

Afirma el arzobispo Antonio Franco, nuncio saliente en Tierra Santa

| 1113 hits

ROMA, lunes 16 julio 2012 (ZENIT.org).- El nuncio apostólico saliente de Tierra Santa ha advertido contra expectativas no realistas sobre la futura exhortación apostólica de Benedicto XVI sobre Medio Oriente.

El arzobispo Antonio Franco, que este mes termina como nuncio apostólico en Tierra Santa, dijo a la fundación católica Ayuda a la Iglesia Necesitada que la exhortación apostólica postsinodal --un documento papal resultado del Sínodo sobre Medio oriente celebrado en el Vaticano en octubre de 2010- será hecho público durante la visita de Benedicto XVI a Líbano en septiembre.

El arzobispo Franco dijo: "Aquellos que están esperando que el santo padre proporcione un programa político para resolver el conflicto de Medio Oriente van a quedar defraudados".

El arzobispo añadió: "El santo padre ciertamente animará a los cristianos en Tierra Santa a trabajar en promover un clima de reconciliación, en el que que se puedan encontrar soluciones políticas".

Según el arzobispo Franco, la futura exhortación apostólica afirmará los principios de la Iglesia católica relativos a los derechos de los individuos y comunidades.

Dijo que el mensaje clave del documento será el concepto de "comunidad" --que fue urgido por el Sínodo de Medio Oriente de octubre de 2010- y que el santo padre llamará por un contacto más cercano entre los diversos ritos de la Iglesia católica y ecuménicamente, implicando a las diferentes Iglesias en Tierra Santa.

El arzobispo Franco dijo: "De este modo la communio cristiana puede entonces tener un impacto positivo sobre Tierra Santa y sus problemas".

Preguntado sobre la continua emigración de cristianos de la región, el arzobispo Franco dijo que los cristianos no están abandonando por razones religiosas sino políticas y económicas, añadiendo que los fieles desean paz, libertad y prosperidad para ellos y sus hijos.

Afirmó: "Ellos no ven futuro aquí. Mientras no se encuentre una solución al conflicto árabe-israelí, el éxodo de cristianos, que son por supuesto principalmente árabes, seguirá".

El arzobispo Franco se ha desempeñado como nuncio apostólico en israel y delegado apostólico pata Jerusalén y los Territorios Palestinos desde 2006, así como nuncio papal en Chipre. Volverá a Italia al final de Julio tras alcanzar los 75 años, la edad de retiro de los obispos.

Su periodo de servicio incluyó la visita del papa a Tierra Santa en 2009 y Chipre en 2010.

El arzobispo Franco también desempeñó un importante papel en la negociación de acuerdo económico entre Israel y la Santa Sede sobre instituciones de la Iglesia.

Su sucesor no ha sido nombrado todavía.