La falta de seguridad amenaza a los cristianos de Irak

Denuncia el arzobispo de Kirkuk, monseñor Louis Sako

| 2237 hits

KÖNIGSTEIN, domingo, 30 de agosto de 2009 (ZENIT.org).- Según el arzobispo de Kirkuk (Irak), monseñor Louis Sako, el futuro del cristianismo iraquí está en riesgo y las esperanzas de un nuevo comienzo tras la caída de Sadam Husein se han desvanecido.

En una entrevista concedida a la asociación caritativa internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), el prelado afirmó que la confianza de los fieles en el futuro está comprometida por lo que ha descrito como un empeoramiento de la situación relativa a la seguridad.

Explicando que los cristianos son “objetivos fáciles para los criminales” dada la falta de protección por parte de las fuerzas de seguridad, el arzobispo subrayó que cada vez más fieles abandonan el país.

Actualmente, recordó, en el sur de Irak hay 300 familias cristianas, y menos de 400.000 fieles en todo el país, frente a los 750.000 de la pasada década.

Monseñor Sako criticó ásperamente el sistema de seguridad del país, calificándolo como “ineficaz” y “poco profesional”.

“Soy más pesimista que nunca”, admitió. “No veo signos de esperanza para el futuro”.

“Estamos experimentando días muy duros --añadió--. Todo grupo implicado en actividades criminales parece activo”.

“El Gobierno y la policía están haciendo lo que pueden, pero no son capaces de controlar la situación”, alertó.

La situación de inseguridad afecta a todo Irak, declaró. “Cada día hay explosiones, en Bagdad, en Mosul, en muchos sitios diversos”, explicó.

En los últimos días, un padre de familia cristiano ha sido asesinado y un médico fue raptado mientras volvía del trabajo.

El mes pasado, militantes dirigieron ataques contra siete iglesias de Bagdad, matando e hiriendo a decenas de personas, mientras que la semana pasada, durante los ataques desencadenados en muchos sitios de la capital iraquí, fueron asesinadas en un solo día casi cien personas, y heridas más de 500.

“Irak está deslizándose hacia el Islam radical”, advirtió el arzobispo Sako.

Los cristianos, añadió, son un objetivo para los extremistas, no tanto por su religión, sino porque se les considera incapaces de defenderse.

“En este clima, la población cristiana tiene miedo -indicó-. Está verdaderamente preocupada; a pesar de lo que les decimos, animándoles a quedarse, la gente quiere irse”.

La gente, sostiene monseñor Sako, está muy decepcionada también de los políticos. En su opinión, los países occidentales deberían ejercer presiones sobre los grupos políticos iraquíes para que se reconcilien, para reducir el conflicto y restaurar el orden y la ley.

“No puede haber seguridad sin una reconciliación autentica -declaró-. Los únicos que parecen beneficiarse de la situación por el momento son los criminales, y esto tiene que cambiar”.

El arzobispo subrayó también la importancia del trabajo interreligioso, que considera fundamental para la coexistencia entre cristianos y musulmanes.

Las iniciativas interreligiosas en las que ha estado implicado en Kirkuk --por ejemplo, una cena que ofrece para el Ramadán esta semana-- no se repiten en otras zonas del país, y estas experiencias implican más a individuos que a grandes grupos.

De la misma forma, concluyó monseñor Sako, los líderes de la Iglesia y los políticos cristianos no están haciendo bastante para colaborar en afrontar los problemas comunes.