La fe bajo ataque

Se multiplican los asaltos en una sociedad postcristiana

| 1828 hits

ROMA, miércoles, 11 julio 2007 (ZENIT.org).- La hostilidad hacia el cristianismo se está convirtiendo cada vez más en un hecho de la vida en muchos países. Incluso en los países más católicos la religión ha encontrado siempre oposición, pero como demuestran los últimos acontecimientos, los creyentes se enfrentan a frecuentes episodios de animosidad, tanto de individuos como instituciones.



El cardenal Carlo Caffarra, arzobispo de Bolonia, en la Italia central, protestó con dureza por la pintura blasfema de la Virgen María que formaba parte de una exposición de arte local. El 19 de junio el cardenal presidió una Misa de desagravio por la ofensa, celebrada en la capilla mariana de San Lucas, informaba el diario católico Avvenire al día siguiente.

Aunque las autoridades de la ciudad se distanciaron de la exposición tras las protestas de la Iglesia, el gobierno local de Bolonia había sido el patrocinador de las obras de arte.

Pocos días después llegaban noticias de España, donde el periódico La Razón informaba el 23 de junio de las investigaciones judiciales en curso sobre imágenes pornográficas de santos. Francisco Muñoz, un miembro del Partido Socialista a cargo de los asuntos culturales en la región oriental española de Extremadura, fue denunciado por su papel de patrocinador oficial de los libros del fotógrafo José Antonio M. Montoya.

Contenían fotos blasfemas de naturaleza pornográfica no sólo de santos, sino también de Jesús y de María. Los libros fueron publicados por las autoridades locales y uno de ellos contenía un prefacio escrito por Montoya.

Cuando se publicaron los libros a principios de año, la Iglesia protestó con dureza. Una nota publicada el 15 de marzo por el comité ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española exigía mayor respeto a la fe católica. Las imágenes contenidas en los libros no son sólo una ofensa contra los creyentes, sino que ofenden también la sensibilidad de cualquier persona de recta conciencia, indicaba la declaración.

Neopaganos

Entretanto, en Francia las autoridades han arrestado a tres hombres jóvenes acusados de ser los responsables de una serie de profanaciones de iglesias en mayo, incluyendo la capilla del siglo XVI que se quemó hasta los cimientos. Según un reportaje del 26 de junio publicado en Le Monde, los hombres fueron arrestados el 21 de junio por la policía de la ciudad de Quimper, en la región de Bretaña, al noroeste del país.

Los hombres inscribieron las iniciales TABM en los lugares donde llevaron a cabo sus ataques, y en principio se pensó que se trataba de un grupo satánico. Después resultó que los hombres pertenecían a un grupo neopagano céltico llamado “True Armorik Black Metal” (Verdadero Metal Negro Armórico).

Una ofensa de naturaleza diferente tuvo que ver con la Iglesia de Inglaterra. La empresa de medios de comunicación Sony incluyó imágenes de tiroteos violentos en la catedral de Manchester como parte de uno de sus nuevos videojuegos para la PlayStation 3, informaba el Times el 13 de junio. El deán de la catedral, Rogers Govender, describió el juego como una “profanación virtual”.

Tras las protestas de la Iglesia anglicana, apoyada en el Parlamento por el entonces primer ministro Tony Blair, Sony pidió disculpas, informó el Times dos días después. La empresa declaró que no tenía intención de ofender, pero al mismo tiempo no dio indicación alguna de retirar el juego o acceder a la petición de hacer una donación a la labor de la catedral en la educación de los jóvenes contra el crimen armado.

También ha vuelto el paganismo a Grecia, informaba el periódico británico The Guardian el 1 de febrero. El artículo narraba una reciente ceremonia pagana llevada a cabo por la auto proclamada sacerdotisa Doreta Peppa en las ruinas del templo ateniense dedicado al antiguo dios griego Zeus. Según The Guardian ha sido la primera ceremonia de este tipo desde que el Imperio romano prohibiera el culto pagano a finales del siglo IV.

De acuerdo con el artículo, el grupo Ellinais, del que es miembro Peppa, obtuvo el reconocimiento legal de asociación cultural. Es un logro notable, puesto que en Grecia se prohíben todas las religiones no cristianas, excepto el islam y el judaísmo. Los miembros del grupo esperan obtener la aprobación oficial para llevar a cabo ceremonias paganas de bautismo, matrimonio y sepelio.

Los paganos también progresan en los Estados Unidos, donde los Wiccans ganaron recientemente una batalla en el Departamento de Asuntos de Veteranos de los Estados Unidos, informaba Associated Press el 23 de abril. El pentagrama Wicca formará parte ahora de la lista de emblemas permitidos en los cementerios nacionales y en las estelas de piedra por los soldados caídos. El gobierno accedió a añadir el símbolo a su lista como consecuencia de la demanda iniciada por un grupo de familias.

Discriminación del cristianismo

En Escocia los paganos lograron otra victoria al dar permiso la Universidad de Edimburgo a la Sociedad Pagana para que celebrara su conferencia anual en el campus, informaba el periódico Scotland el domingo 27 de mayo.

La decisión suscitó las protestas de la Unión Cristiana de la universidad, que vio antes cómo uno de sus eventos era prohibido por las autoridades del campus porque advertía de los peligros de la homosexualidad.

“Está bien que otras religiones, como los paganos, tengan sus encuentros en la universidad, pero aquí existe repugnancia a que los cristianos hagan lo mismo”, comentaba Matthew Tindale, miembro de la dirección de la Unión Cristiana.

El artículo también citaba a Simon Dames, portavoz de la Iglesia católica en Escocia, que declaró que veía en el hecho de que se permitiera el festival pagano -mientras se prohibía el encuentro de la unión- un ejemplo de “cristianofobia”.

Los cristianos también alegan discriminación injusta en un caso inglés actualmente en el Tribunal Supremo, informaba el 22 de junio la BBC. Lydia Playfoot, una joven de 16 años, acusó a la Millais School de Horsam, West Sussex, de discriminar a los cristianos prohibiéndoles el uso de anillos de pureza.

Los responsables del colegio le dijeron que se quitara el anillo, que simboliza la castidad, o se enfrentaría a la expulsión. Según la BBC un grupo de chicas del colegio lleva anillos como parte de un movimiento que se originó en los Estados Unidos, denominado “Silver Ring Thing”.

El colegio sostuvo que usar el anillo infringe las normas que rigen lo que los alumnos pueden vestir. Playfoot protestó, apuntado que los alumnos sij y musulmanes pueden llevar turbantes y velos en clase. También declaró que otros alumnos infringen normalmente las normas con anillos en la nariz, en la lengua, divisas y adornos en el pelo.

Cuando Playfoot se negó a quitarse el aniño fue apartada de las clases y se le hizo estudiar sola. La única razón para prohibir los anillos fue que el colegio rechazó “respetar aspectos de la fe cristiana con los que no está familiarizado”, declaró a la BBC.

La Unión Europea

A un nivel más amplio, cualquier esperanza de que la Unión Europea dulcificara su oposición al cristianismo se ha apagado definitivamente. Alemania asumió la presidencia de la Unión Europea en el primer semestre de este año y la canciller Angela Merkel declaró que quería reabrir el debate sobre si el prólogo de la nueva Constitución propuesta debería mencionar la herencia cristiana del continente, informaba el 24 de marzo Deutsche Welle.

“Creo que este Tratado debería referirse al cristianismo y a Dios porque el cristianismo ha sido decisivo en la formación de Europa”, declaró tras un encuentro con Benedicto XVI el año pasado.

No obstante, Merkel admitía después que no había esperanza real de que hubiera mención alguna en la nueva Constitución, según Deutsche Welle del 15 de mayo.

En Alemania, la Iglesia ha mostrado su preocupación por el futuro del cristianismo, como evidencian los últimos comentarios del cardenal Karl Lehman, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana. Según un reportaje del 22 de junio de Deutsche Welle, el cardenal advertía de que una neutralidad religiosa excesiva del Estado podría llevar a que todos los credos fueran tratados igual, independientemente del número de sus fieles y de su historia.

“La profunda conexión cultural entre el cristianismo y nuestro estado legal, que se remonta a la Edad Media y antes, no puede simplemente ignorarse”, afirmaba Lehman en un discurso en la ciudad de Karlsruhe. Una conexión cada vez más en el punto de mira de las fuerzas anticristianas.

Por el padre John Flynn, L. C.