"La fe empuja a un compromiso concreto para una sociedad mejor", advierte el papa

Francisco recibe a la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén: 'Cada uno puede ser errante o peregrino'

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 763 hits

 Tres mil quinientos miembros de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén participantes de la peregrinación a Roma en ocasión del Año de la fe han sido recibidos esta tarde con el papa Francisco en el Aula Pablo VI. Además, se encuentran en Roma en ocasión de la consulta mundial de la Orden, que cada cinco años es convocada para reflexionar sobre la situación de la comunidad católica en Tierra Santa, valorar las actividades desarrolladas y establecer las directrices para el futuro.

La Orden que depende directamente de la Santa Sede, tiene origen medieval y fue reconstituida por el beato Pío IX en 1847. Su finalidad es el crecimiento de la vida espiritual de sus miembros y la ayuda a la Iglesia Católica en Tierra Santa, en la acepción más amplia (Chipre, Israel, Territorios Palestinos, Jordania).

Las tres palabras clave sobre las que el santo padre ha centrado su discurso han sido caminar, construir y confesar, "que ya propuse al inicio de mi ministerio de obispo de Roma" ha recordado Francisco. La ocasión fue en la homilía del 14 de marzo a los cardenales, el día siguiente de su elección.

En primer lugar 'caminar'. El papa ha explicado al respecto que la experiencia de peregrinaje que están viviendo "es una gran símbolo de la vida humana y cristiana", y que "cada uno de nosotros puede ser errante o peregrino" ha matizado.  El pontífice ha recordado que hoy en día hay muchas personas que viven errantes porque están privadas de un ideal de vida o a menudo incapaces de dar sentido a las situaciones del mundo.  Con el signo del peregrinaje, "vosotros mostráis la voluntad de no ser errantes", ha manifestado el papa.  Además, les ha dicho que son "testimonio del sentido profundo, de la luz que lleva a la fe; conserven las grandes riquezas de valores de sabiduría del pasado, pero viviendo intensamente en el presente, comprometiéndose en el hoy, con la mirada hacia el futuro, abriendo horizontes de esperanza con vuestra obra para dar un rostro más humano a la sociedad".

La segunda palabra del discurso ha sido 'construir'. El papa Francisco ha recordado que esta Orden tiene una historia casi milenaria y "el vuestro es una de las órdenes asistenciales, caritativas más antiguas en activo hasta ahora. Y ha subrayado que "vuestro peregrinaje tiene también una finalidad caritativa, en favor de los hermanos y hermanas de Tierra Santa, especialmente de los más necesitados, de aquellos que están viviendo momentos de sufrimiento, de tensión y de temor". A todos ellos, los cristianos y los no cristianos, el papa ha enviado con gran afecto un saludo asegurando su oración cotidiana.

"Pero vuestro caminar para construir nace del 'confesar' cada vez más profundo la fe, crece del continuo compromiso de alimentar vuestra vida espiritual, de una formación permanente para una vida cristiana cada vez más auténtica y coherente", ha explicado el pontífice. Así mismo ha afirmado que "la profesión de fe y el testimonio de la caridad están estrechamente unidos y son puntos cualificados y de fuerza de vuestra acción".  Concluyendo su discurso les ha exhortado: "Que Jesucristo crucificado y resucitado sea realmente el centro de vuestra existencia y de cada uno de vuestros proyectos personales y asociativos". Les ha recordado también que la "fe no aleja de las responsabilidades a las que todos estamos llamados a asumir, sino al contrario, provoca y empuja a un compromiso concreto en vista de una sociedad mejor". Finalmente  ha pedido que "el Señor os ayude a ser siempre convencidos y sinceros embajadores de paz y de amor entre los hermanos".