"La fraternidad, fundamento y camino para la paz", tema de la 47ª Jornada Mundial de la Paz

La Jornada se celebra el 1 de enero para destacar el valor esencial de la paz y la necesidad de trabajar para lograrla

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1612 hits

"La fraternidad, fundamento y camino para la paz". Éste es el tema de la 47ª Jornada Mundial de la Paz, la primera del papa Francisco. Lo han anunciado hoy en un comunicado del Vaticano. La celebración de esta Jornada fue iniciada por el papa Pablo VI y se celebra el primer día de cada año. El mensaje para la Jornada Mundial de la Paz se envía a las Iglesias particulares y a las cancillerías del todo el mundo para destacar el valor esencial de la paz y la necesidad de trabajar incansablemente para lograrla.

El papa Francisco ha elegido como tema de su primer mensaje para la Jornada Mundial de la Paz la fraternidad. Tal y como se recuerda en el comunicado, desde el inicio de su ministerio como obispo de Roma, el papa ha subrayado la importancia de superar una "cultura del descarte" y promover la "cultura del encuentro", para avanzar en la consecución de un mundo más justo y pacífico.

Añade el comunicado que la fraternidad es una dote que todo hombre y mujer lleva consigo en cuanto ser humano, hijo de un mismo Padre. Frente a los múltiples dramas que afectan a la familia de los pueblos —pobreza, hambre, subdesarrollo, conflictos bélicos, migraciones, contaminación, desigualdad, injusticia, crimen organizado, fundamentalismos —, la fraternidad es fundamento y camino para la paz. La cultura del bienestar, continúa el comunicado, lleva a la pérdida del sentido de la responsabilidad y de la relación fraterna. Los demás, en lugar de ser nuestros "semejantes", se convierten en antagonistas o enemigos, y frecuentemente son cosificados. No es extraño que los pobres sean considerados un "lastre", un impedimento para el desarrollo. A lo sumo son objeto de una ayuda asistencialista o compasiva. No son vistos como hermanos, llamados a compartir los dones de la creación, los bienes del progreso y de la cultura, a participar en la misma mesa de la vida en plenitud, a ser protagonistas del desarrollo integral e inclusivo.

Del mismo modo, recuerdan en este mensaje sobre la Jornada Mundial de la Paz que la fraternidad, don y tarea que viene de Dios Padre, nos convoca a ser solidarios contra la desigualdad y la pobreza que debilitan la vida social, a atender a cada persona, en especial de los más pequeños e indefensos, a amarlos como a uno mismo, con el mismo corazón de Jesucristo.

En un mundo cada vez más interdependiente, no puede faltar el bien de la fraternidad, que vence la difusión de esa globalización de la indiferencia, a la cual se ha referido en repetidas ocasiones el papa Francisco. La globalización de la indiferencia debe ser sustituida por una globalización de la fraternidad.

Para finalizar se explica que la fraternidad toca todos los aspectos de la vida, incluida la economía, las finanzas, la sociedad civil, la política, la investigación, el desarrollo, las instituciones públicas y culturales.

El papa Francisco, al inicio de su ministerio, con un mensaje que está en continuidad con el de sus predecesores, propone a todos el camino de la fraternidad, para dar un rostro más humano al mundo.